Ventana al mundo, un proyecto con el respaldo de afiliados Camacero

Ventana al mundo, un proyecto con el respaldo de afiliados Camacero

“Fue un reto de ingeniería recibir el encargo de idear, dimensionar, calcular, fabricar y desarrollar el montaje de una estructura que sostuviera el Monumento de la Ventana al Mundo en solo 80 días.” Ingeniero Hugo Vargas Acuña, consultor estructural, asesor de la empresa Smart Steel SAS.

El proyecto, concebido por la arquitecta Diana Escorcia fue el ganador de un concurso arquitectónico internacional convocado por la empresa Tecnoglass, con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectura y la Alcaldía Distrital de Barranquilla.

Lo componen dos torres de 41 y 43 metros de altura, respectivamente, en donde ninguna de las aristas es perpendicular al nivel del piso, con cubiertas inclinadas en distintos ángulos y un gran volumen rectangular que intersecta y une las torres desde el nivel 27 hasta el nivel 36, generando un gran espacio vacío de 45m2 que representa la Ventana al Mundo. No es un edificio, no se parece a una bodega ni a un tanque elevado ni a alguna estructura previamente ejecutada por la empresa, aspectos que hicieron mucho más interesante este reto.

Se concibió una estructura metálica en la que cada torre está compuesta por cuatro (4) columnas en perfiles HEA verticales y voladizos de diferentes longitudes y modulados a cada 2.10 m que lograran servir de apoyo a los cristales laminados de 10.8 mm y de esta manera garantizar la vistosa volumetría del monumento cuyas fachadas lucen en diferentes planos y en atrevidos ángulos e inclinaciones.

“La obra utilizó 101 toneladas de acero estructural”  

Las columnas y vigas se dimensionaron en perfiles estructurales de 355 kg/cm2 (50.000psi) acero A572 grado 50 y tubería cuadrada y canales conformados para apoyar los cristales en acero A36, teniendo en cuenta los esfuerzos que generaron el peso de los cristales, los vientos de 165 km/hora que inciden sobre estos y los sismos de 0.1g de aceleración, cumpliendo con la Norma NSR-10.

La fabricación y montaje se planificaron considerando el tamaño de las piezas que debían ser galvanizadas en caliente y transportadas en tamaños máximos de 12 metros, ambas restricciones obligaron a dividir la estructura en partes adecuadas al peso y tamaños que facilitaran tanto la galvanización como el transporte y montaje, lo que obligó a diseñar todo tipo de conexiones pernadas que facilitaran estas operaciones.

El montaje de la estructura se realizó en tiempo récord de 60 días, que se hizo en conjunto con la instalación de los cristales por parte de la empresa Energía Solar Windows. Los proveedores de perfiles metálicos fueron G y J Ferretería S.A.,  Central de Hierros Ltda. y Steckerl Aceros.