Toyota renegoció baja en los precios del acero

car-doors-406883_1280

Por: Luisa Álvarez 

Esta última semana no hubo buenas noticias para el sector siderúrgico; el fabricante de automóviles Toyota, tomó la decisión de renegociar los precios de compra de acero a la compañía Nippon Steel.

Nippon Steel cerró la última semana su negociación semestral con Toyota, que se realiza dos veces cada año; aceptando los precios a la baja para el periodo semestral ente octubre de 2017 a marzo de 2018, a pesar del planteamiento inicial de Nippon de examinar ligeramente el alza de esos precios.

Según los analistas de Bankinter advierten que el resultado de esta negociación se aplicará al resto de productores de acero y al conjunto de fabricantes de autos japoneses. Como consecuencia, se ha provocado caídas significativas en las compañías acereras japonesas: Nippon Steel se dejó en 3%, mientras que Kobe Steel perdía un 5% y JFE Holdings recortaba/reportaba un 4%.

“Pensamos que esta tendencia de caídas en las acereras se produciría en las sesiones de Europa y América, de manera que esperamos caídas para Arcelor Mittal, Aperam, Outokupu, Thyssenkrupp”, asimismo los analistas manifiestan que “la renegociación de los precios a la baja en el acero en la industria del automóvil, a pesar de la dinamización de la demanda final de autos, otro factor deflacionista para la economía global, por lo tanto, un factor que pondrá las cosas más difíciles para que los bancos centrales, el Sistema de la Reserva Federal – FED y el Banco Central Europeo – BCE, para que pongan sus estrategias de salida al ritmo que tienen previsto”, y concluyen que “esto lleva a pensar que los bancos centrales deberán ir más despacio de lo que desearían, como venimos defendiendo desde hace tiempo y tendrá implicaciones globales”.

En cuanto a Arcelor Mittal, se sitúo entre las compañías de Ibex que cotizaron con caídas, aunque es cierto que esos recortes son moderados (-0,11%). La última decisión del fabricante de automóviles Toyota, como se mencionó anteriormente, no es buena noticia ni para esta acerera, ni para sus compañeras del sector como Aperam, Outokumpu, Thyssenkrupp, Tata Steel o Nucor.

Recordemos que el sector del automóvil consume enormes cantidades de materiales férricos y no férricos. Desde los primeros modelos fabricados se han utilizado varias aleaciones para mejorar la resistencia a la oxidación o a la corrosión. La chapa de aluminio y la cinta de aluminio son productos muy demandados desde este ámbito, tras un período de transición del hierro a materiales más ligeros.

La reducción del peso es lo más llamativo en la evolución de la construcción de automóviles en las últimas décadas. Las crisis petroleras y la concienciación en torno al medio ambiente han generado este cambio. También el aumento de la seguridad, los cambios en la producción y la necesidad de reciclar mayor cantidad de material incidieron en ello.

Hay que tener en cuenta que buena parte del material ferroso se encuentran en el motor y en la transmisión. Su sustitución por el aluminio y resinas han permitido aligerar de forma relevante el peso de los automóviles.

Con posterioridad se ha usado en combinación con otros materiales ligeros, como la fibra de carbono o el magnesio. Esto ha supuesto ciertas complicaciones, por lo que ha sido necesario desarrollar nuevas tecnologías para los procesos de fabricación.

Nippon Steel, el segundo mayor productor de acero en el mundo, en los últimos años ha desarrollado chapa para automoción que es “un 25% más ligero y un 255 más resistente”, lo que ha permitido fabricar autos más livianos y a la vez más seguros.

Materiales como el aluminio o las fibras de vidrio y de carbono o el plástico reforzado con la fibra permiten reducir el peso del vehículo manteniendo la fortaleza de su estructura. Pero también, materiales costosos que suponen un incremento en los costes de fabricación y en el precio para el consumidor. 

Por tal motivo, el acero sigue siendo el  más usado en esta industria, actualmente se fabrican el 70% y un 80% los autos con este material.

El acero para automación mantiene una buena relación entre coste y eficiencia, que varía según el tipo de acero. De todos ellos, el acero al boro es el cotizado en la industria del automóvil para su resistencia al igual que su peso. En este sentido, la importancia para el sector siderúrgico avanzar en la tecnología de nuevas formas para transformar el acero con base a las exigencias de la industria de automóvil que es una de las que más demanda el consumo de este material.