“Queremos facilitarle la vida a los empresarios” de Santiago Rojas

Portada

 

 

Respondiendo a las inquietudes del sector acerero en materia de contrabando y sobre  la nueva herramienta de ‘Resoluciones anticipadas a importaciones’ -recientemente anunciada por la Entidad- el director de la DIAN, Santiago Rojas, explicó los alcances de estos temas, su visión y los objetivos que sobre ellos pretende en su segundo periodo al frente del Organismo.

 

¿Qué balance hace de su primer trimestre en la Entidad?¿Cuál es el principal reto que tiene?

La DIAN siempre debe buscar la manera de aportar generando los ingresos que requiere el país, facilitándole la vida a los empresarios que quieren hacer las cosas bien en materia aduanera y tributaria. A la vez debemos ser muy fuertes para desvertebrar las mafias vinculadas al contrabando y perseguuir a los evasores. Esa combinación es la que al final el empresario sea el ganador porque combatimos a quien le compite de manera desleal. Necesitamos fortalecer los equipos de trabajo y trabajar cohesionados para generar respeto muto de los ciudadanos hacia la DIAN y de esta hacia ellos.

 

¿Qué medidas implementa hoy la DIAN para proteger al libre comercio?

Hay que trabajar muy fuerte en el capital humano al interior de la DIAN porque esa es su gran fortaleza. Necesitamos seguir siendo fuertes con los casos de corrupción. Además, un buen servicio de la DIAN hacia afuera es fundamental, escuchar al ciudadano y al empresario y aportar para solucionar los problemas reales en el tema aduanero y en el tributario. Es necesario modernizar la Entidad en sus sistemas de información, y hay un elemento muy importante en el que quiero profundizar y es la seguridad jurídica. Todo el país demanda una DIAN que respete las normas y dé seguridad sobre cuáles son las normas aplicables, cuál es la ‘cancha’ en la que se mueven los empresarios. En 2001 sacamos la resolución 775 con los principios básicos de seguridad jurídica. Quiero actualizar esa circular. Es vital para que los colombianos estén tranquilos con las reglas de juego.  

 

La DIAN tiene un reto grande y es facilitar el tema aduanero sin sacrificar el control. Eso quiere decir que los tiempos de demora de los trámites aduaneros tienen que disminuir. Tenemos la responsabilidad gigantezca de concentrarnos en los temas que hacen daño en materia de contrabando y no estar apegados a los formalismos para castigar al empresario. Implementar y modernizar herramientas como los scaners en los puertos para agilizar el servicio y facilitarle la vida al empresario, complementado con un servicio eficiente a quien quiere hacer las cosas bien.

 

¿Cómo está afrontando el país la lucha contra el contrabando de acero?

Es un tema que hay que tener claro que involucra las fronteras, principalmente la frontera con Venezuela, y hay que tratarlo de una manera especial. La Policía Fiscal y Aduanera (POFA) tiene una labor fundamental que la ha uinstruido el Presidente de la República, y es la de controlar toda esa frontera. Es necesario fortalecer controles en los puntos de ingreso de la mercancía. Garantizar que lo que ingrese al país venga declarado por el precio que corresponde, que si se declara que viene de un país determinado para beneficiarse un acuerdo comercial sea originario de ese país y no haya triangulación. Evidentemente hay un tema de ese contrabando vinculado al lavado de dinero a econonmía criminal en el que el trabajo de inteligencia y mancomunado entre entidades públicas es muy importante, la DIAN, la POLFA, la Policía, la Supertintendencia de Industria y Comercio, todas en armonía permiten combatir efectivamente el flagelo.

 

Algunos expertos del sector acerero denuncian una presencia alta y preocupante del tipo de ‘contrabando por extracción’ o ‘contrabando financiero’, principalmente desde Venezuela ¿Qué tiene que decirles al respecto?

La tasa de cambio puede generar incentivos para que se ingresen mercancías a precios que no corresponden a la realidad económica porque están jugando con los manejos cambiarios diferenciales, a precios subsidiados en Venezuela  y todo eso nos obliga a estrategias particulares en las que estamos haciendo gestión de riesgos mirando quién es el que está importando, cuál es la operación económica que se está realizando y en la medida en que el sistema de fiscalización integral que nosotros llamamos TAC (Tridutario Aduanero y Cambiario) trabaje armónicamente, es posible el control porque ya no solamente es ingresar una mercancía sino controlar todo lo que ello implica en materia de procedimiento, de impuestos, y de tipo cambiario.  

 

Una de las soluciones que se plantea es que se controle el destino de los reembolsos y se prohiban los que van a un país tercero. ¿Qué opina usted?

Todo eso se analiza. Y hace parte también del punto anterior. Saber desde dónde podemos empezar a trabajar. Colombia ha hecgo esfuerzos para cerrar el cerco y tener un manejo con terceros países que tengan beneficiios tributarios o cambiarios. Acabamos de firmar acuerdos de intercambio de información con más de 50 países que se suman a los que ya hay, para detectar esos movimientos provenientes de las actividades comerciales. Hay reglas muy claras de cómo reembolsar las importaciones, establecidas por el Banco de la República y se hacen cumplir.

 

¿Entonces por qué hay esa percepción de que ese tipo de contrabando es tan fuerte?

En el momento en que alguna empresa o algún sector detecte estos casos, en la DIAN totalmente abiertos a conocer esos casos particulares para tomar las medidas. Nosotros tenemos toda una Subdirección de Control de Cambios, área específica dedicada a controlar esos temas. Así que a lo que los invito es a que si hay alguna preocupación particular en el sector nos ayuden a que esas investigaciones progresen.

 

Otra solución es que se estipulen precios mínimos para la importación ¿Cuál es su posición?

Por regulación de la Organización Mundial del Comercio los precios mínimos están prohíbidos. Precios mínimos no hay pero en algunos casos hay precios de referencia. El tema de la subfacturación es uno de los temas críticos en materia de contrabando. En ese sentido estamos haciendo reformas en los procedimientos y llegar directamente al impacto desde la empresa. Puede ser que se presenten facturas no reales y no se detecten, pero cuando vamos a la auditoria a la empresa se puede ejercer más control.    

 

Una tercera posible solución que se plantea es que se permita pagar las importaciones en bolívares. ¿Qué piensa de ello?

Lo que se ha planteado es que pueda haber un acuerdo entre los banco centrales. Se podrían pagar importaciones en pesos o en bolívares, siempre y cuando hubiera de manera periódica una compensación o una moneda convertible por parte de Venezuela al Banco de la República en Colombia, con una taza de cambio determinada. Es una alternativa que se está explorando y el Gobierno de Venezuela está estudiando. Si se paga en pesos o en bolívares, al final los bancos centrales deberían hacer una compensación. Los presidentes Santos y Maduro miraron ese mecanismo; es importante e interesante, y Venezuela está analizando posibilidad de que se pueda crear una moneda convertible a una taza de cambio determinada para tener seguridad económica.

 

Denuncian también que es de tal magnitud el contrabando de acero por la frontera, que pasan tractomulas cargadas incluso en el día, ¿qué se está haciendo para controlar este fenómeno?

Los controles en los puntos de paso de mercancía en la frontera se han incrementado. Realmente pensar que puede pasar una tractomula sin ningún control y que nadie se da cuenta es pensar en un país distinto. La DIAN y la POLFA están extremando controles para que eso no se presente. Si llegara a haber informacion de algún caso particular en ese sentido, por favor pongan la denuncia porque realmente nos interesa muchísimo, muchísimo controlar eso. Necesitamos la ayuda del sector privado para que no estén informando, pero los controles cada vez son mucho más fuertes.

 

Resoluciones anticipadas

 

¿En qué consiste la medida?

Significa que la DIAN, para tener un mejor control, está exigiendo que antes de que llegue la mercancía al puerto, haya presentado todos los documentos de importación para poder hacer un perfilamiento de lo que va a llegar al país y poder garantizar que sea el producto que se está declarando. Entendemos que puede ser una medida importante en la lucha contra el contrabando pero sin embargo nos hemos reunido con algunos importadores que nos han manifestado su preocupación por la medida, y hemos acordado unas mesas de trabajo, a partir del mes de noviembre, para determinar cuáles son verdaderamente los productos que deben ser sometidos a esta medida, porque implica una carga administrativa adicional al importador.  Pero también hay que garantizar que lo que entre al país sea lo que se esté declarando y no haya contrabando técnico, sobre todo en este momento en que hay algunas medidas de salvaguardia que implican la protección a ciertos productos para garantizar que paguen esa salvaguardia. Esa es la filosofía que hay detrás de la resolución.

 

¿A quién beneficia esta medida, sobre todo en el sector acero?

Al país. Se busca que lo que se va a importar realmente corresponda al producto declarado. Pero también entendemos que no puede significar una carga exagerada al importador y hay que darle los elementos para buscar alternativas sin dejar los controles. La medida se toma porque consideramos que es necesaria, pero en el sector acero nos han hecho algunas manifestaciones acerca de que no todos los productos que están allío puedenser objetos de esta. Precisamente para eso son las mesas de trabajo, para entender, en equipo y de manera coordinada que debe ser una medida que corresponda al interés general y al interés de Colombia, que es lo que todos queremos.

Busca que lo que se declara es lo que entra y tener un tiempo para analizar antes de que llegue la mercancía a puerto esta situacipón. Pero tampoco puede ser aislada. Debe implementarse con otras como las ya habladas como la subfacturación, el país de origen y entre todos, sector público y privados tenemos que trabajar en equipo. Los privados conocen su negocio, conocen el sector y hay que escuchar para encontrar figuras jurídicas que nos garanticen a todos que lo que se va a importar es realmente lo declarado. Tener una buena medida de control es el objetivo.  

 

¿Esta medida cobija al comercio con Venezuela? En caso de que la respuesta sea NO… ¿Por qué?

 

Recuadro:

Perfil Santiago Rojas:

Con más de 20 años de experiencia en el sector público, el abogado Santiago Rojas comenzó en el Ministerio de Comercio Exterior en el año 92, en el que trabajó por 11 años en diversos cargos como parte de la misión de Colombia ante la Organización Mundial del Comercio, fue Director del INCOMEX, y Visceministro de la cartera en el año 2000.

Fue por primera vez Director de la DIAN en 2001, Consultor jurídico ante la Comunidad Andina, Director de la Fundación Buen Gogierno, asesor en las negociaciones del TLC con Estados Unidos. Presidente de Bancoldex, Ministro de Comercio Industria y Turismo y de nuevo Director de la DIAN desde agosto de este año.

 

Ser director y trabajar en la DIAN implica temas de seguridad y la percepción es que no hay muchop qué hacer por el poder de las mafias. ¿Qué tan cierto es esto y cómo se afronta?

Los funcionarios de la DIAN se la juegan,. Hemos tenido casos muy difíciles que han sido amenazados e inclusive ha habido ataques. Pero debo decir que el funcionario es firme en sus convicciones. Habrán casos en los que las mafias logran penetrar y corromper pero la cero tolerancia a la corrupción es política de la Entidad, pero la gran mayoría somos honestos y no nos vamos a dejar amilanar por el tema de las amenazas. Si uno se pusiera a pensar en qué le puede pasar a uno, pues simplemente uno no haría su trabajo. Yo pienso que aquí hemos demostrado que hacemos nuestro trabajo y estamos dispuestos a  afrontar riesgos con las medidas. Es un tema institucional.