Panorama industria marítima

Panorama industria marítima

 

Por Juan Pablo Silva

Analista económico internacional

Los desafíos que enfrenta la industria naviera son al menos tres. Primero tiene que resolver el exceso de capacidad de barcos, lo cual genera una caída en la rentabilidad, producto de la sobre oferta. Segundo necesita compensar, de alguna manera el aumento en los precios de la energía y tercero sobre el cómo enfrentar la nueva tensión comercial entre EE.UU y China; lo que genera un aumento en los riesgos geopolíticos y un mayor grado de proteccionismo, que agregan más incertidumbre al mercado.

Lo anterior ha ocasionado que la rentabilidad promedio de las acciones navieras sea bastante menor que el rendimiento promedio del mercado, las acciones navieras en promedio cayeron 13,34% a septiembre de 2018, ver figura 1.

Respecto de la demanda a granel esta es impulsada por China, donde el mineral de hierro, carbón-coque y la soya son los principales productos transportados. Las proyecciones son un crecimiento de la demanda de un 3% para 2018 y se espera que se estabilice en 2021. El mineral de hierro representa el 29% de la carga total, la cual es usada en la fabricación de acero; los principales países origen de las importaciones son Australia y Brasil. Para tener una idea, de acuerdo al índice SSY el costo del transporte del mineral de hierro desde Tubarao (Brasil) a Quingdao (China) es alrededor de 20 dólares por toneladas. En carbón las importaciones desde China  han crecido un 9%, siendo India es el principal país origen.

En transporte de contenedores los precios de los fletes marítimos siguen una trayectoria decreciente y aquí la idea es bajar los costos unitarios. Para eso se fabricaron los ULCV (Ultra large container vessel), capaces de transportar más de 21 mil contenedores y  reducir los costos de carga en un 30%. Las importaciones de contenedores principalmente son electrodomésticos, muebles, ropa, repuestos, etc…

En barcos petroleros preocupa la reducción de la cantidad producida e impulsada por la OPEP y el aumento de precios, lo que limita la demanda.

La situación económica actual de los países emergentes, que está generando depreciaciones cambiarias y aumentos en las tasas de interés, en nada ayuda a mejorar el panorama de la industria del transporte marítimo, porque en general hacen caer los volúmenes de comercio entre países o zonas. Para tener una idea luego de la crisis del 2008, el precio por tonelada de mineral de hierro entre Brasil y China alcanzó a 5,6 dólares por toneladas.

Por último, es estratégicamente valioso mejorar la comunicación con transportistas; porque están sujetos a los mismos vaivenes económicos que nuestra industria, ellos podrán aportarnos con información valiosa sobre logística y nosotros podemos señalarles  como lograr un mejor servicio.