“Hay vida más allá del concreto: construir en acero”: Camacero

“Hay vida más allá del concreto: construir en acero”: Camacero

Foto La República

El director de Camacero manifestó que se debe cambiar el chip del constructor.

Por César D. Rodríguez Flórez / cdrodriguez@larepublica.com.co

Así como ha ocurrido con otros sectores en la economía colombiana y mundial, tanto la innovación como las nuevas tecnología y metodologías han impactado a la industria constructora, la cual tiene establecidos parámetros para la ejecución de proyectos y la utilización de materiales.

Es por eso que entidades como la Cámara Colombiana del Acero (Camacero), se han planteado brindar nuevas posibilidades a todos los involucrados en un sector que cada año hace un aporte, no solo a la economía de una nación, sino a su propio desarrollo.

Así lo confirmó el director de la entidad, Andrés Ramírez, quien recalcó que la construcción en el país tiene algunos retos pendientes, en los cuales el acero podría jugar un papel fundamental para generar un crecimiento y una evolución a mediano plazo.

¿Cuánto empleo genera el sector?
Actualmente, el acero en Colombia genera poco más de 55.000 empleos directos, los cuales se ven reflejados en la siderurgia, la metalmecánica, la transformación y la comercialización del acero. En cuanto a la generación de empleo indirecto se estima que son el triple de los empleos directos.

¿Cuáles son las fortalezas que tiene esta industria?
Una de ellas es que es una industria fuerte y consolidada porque tiene mucho tiempo de estar aportando a la economía colombiana. Nació a finales del siglo XIX para los rieles de ferrovías, es decir que llevamos más de 100 años produciendo hierro, que al final es el papá del acero y eso es clave. Además, tenemos grandes materias primas, Colombia es un gran productor de carbón metalúrgico, una empresa consolidada.

¿Cómo están las finanzas de las empresas del sector?
Son pocas las empresas que se han tenido que liquidar durante los últimos años, lo cual habla muy bien de los estados financieros que tiene el sector, algo que se vio reflejado el año pasado, cuando pese a la caída de ventas en 7%, los estados financieros de la mayoría de las empresas mejoraron.

¿En comparación con otros países cómo está Colombia en la industria?
Lastimosamente Colombia es un país que, si bien es fuerte en la metalmecánica, no lo es tanto en la siderurgia, pues se enfocó más en ese sector. Eso lleva a que no sea de los principales productores de acero de la región, tenemos por encima a Brasil, a México, incluso en su momento Venezuela lo era. Las fortalezas de nuestra industria del acero a nivel nacional están dirigidas más a la transformación del mismo y así poder garantizar esta materia prima para la construcción.

¿Cuáles son los principales destinos de exportación del acero colombiano?
Hay que partir del hecho que Colombia no es un gran exportador de acero, en 2017 se exportaron 142.000 toneladas, que incluyen barras, alambrón, productos terminados, chatarra, pero no se incluye el ferroníquel, que, si bien se considera parte de la familia del acero, no se incluye en esas cifras. La mayoría del acero en 2017 se fue para Estados Unidos (38.473), seguido de Taiwán (18.129), Corea del Sur (14.635), Venezuela (13.873) y Ecuador (10.564). Hay que resaltar que, a junio de 2018, Colombia exportó 112.000 toneladas, eso quiere decir que en comparación con 2017, se logrará un cierre mucho mejor.

¿En cuanto a importaciones cómo está el país?
Colombia es un gran importador de acero, 2017 se importaron 2,2 millones de toneladas. Aunque en comparación con 2016 las importaciones cayeron 4%, Colombia tiene un ritmo de importación que por lo general se mantiene entre 2,4 millones y 2,5 millones de toneladas.

¿De qué países importa acero Colombia?
El número uno actualmente lo tiene China con 494.000 toneladas en 2017, seguido de Japón, Brasil, México y Turquía con 415.206, 364.707, 315.290 y 130.221 toneladas, respectivamente.

¿Por qué es importante la labor de una entidad como Camacero en el sector?
“Camacero trabaja por el beneficio integral de todo el sector y buscamos su continuo crecimiento para que así mismo sea sostenible y trascienda en el tiempo”.Visitamos a los empresarios del acero de todo el país en lo corrido del año para atender sus necesidades y brindar capacitaciones para todos los involucrados. Todo esto sigue nuestro plan estratégico que es Camacero Vips, de velar, integrar, promover y sostener.

¿Cómo se aplica cada uno de esos itéms?
Velamos por el sector, por las buenas prácticas, y por el libre comercio respetando ante todo al productor nacional. Además, lo integramos con mucho networking para que los afiliados puedan hacer negocios; promovemos la construcción con acero, Colombia es un país que consume muy poco acero per cápita (73kg), y por último, trabajamos por la sostenibilidad y el mejor ejemplo es que recibimos empresas en ley 1116 de forma gratuita pues necesitan de nuestro apoyo para salir adelante.

¿Por qué no se ven tantas construcciones en acero, qué hacer para cambiarlo?
Es un tema cultural, porque en países subdesarrollados predomina más la construcción de concreto porque es más barata la explotación de minerales para producir cemento, no se necesita gente tan califica porque no es una industria tan calificada como lo requiere el acero. Tenemos que dar un paso importante para que las edificaciones le crean al acero, debemos cambiarle el chip al ingeniero o al constructor y decirle que hay vida más allá del concreto y se llama construcción en acero o estructura metálica. Hoy Colombia tiene la suficiente experiencia para construir, por más grande que sea, cualquier proyecto en estructura metálica.

¿Cómo va la producción de acero este año?
Para 2017, la producción de aceros largos fue de 1,4 millones de toneladas; para agosto de este año el país había producido 817.000, 9,8% menos que en el mismo periodo del año anterior. Si se mantiene el promedio de producción 102.125 toneladas/mes, podríamos estar viendo que este año la producción baje.

¿Cuál ha sido el avance más importante recientemente?
Aunque en comparación con otros países es bajo, el consumo per cápita del acero ha venido en aumento, hace 18 años era de 32 kg y hoy estamos en 73Kg.

Los proyectos a corto y mediano plazo
Aprovechando el aumento en el consumo de acero, el director de Camacero recalcó que entre los objetivos de la entidad está seguir aportando al crecimiento del sector desde todos sus eslabones. “Ha habido muchas inversiones en el país, empresas están construyendo más siderúrgicas que ayudarán a mejorar los números, algo que hablará muy bien del país para que inversionistas fijen su foco en nosotros, tenemos un gran potencial de crecimiento y la idea es salir a construir lo más que se pueda en acero. Camacero por su parte espera convertirse en el gremio más grande del país”, dijo.