El hombre de acero español acusado de fraude fiscal

lady-justice-2388500_640

Por Lucia Álvarez

José María Aristrain de la Cruz aparece seguido en los rankings de Forbes, y su fortuna se estima aproximadamente en 1.000 millones de euros.

El empresario vasco tiene una de las mayores fortunas de España y esto se debe a que heredó su imperio acerero a sus 24 años, imperio que creó su padre. Desde el año pasado se encuentra imputado por la Fiscalía al ser sospechoso de haber eludido la tributación en España de un importante paquete  de acciones de la siderúrgica Arcelor-Mittal de la que es uno de los principales accionistas, de igual forma, como la de haber simulado su residencia fiscal en Suiza para esquivar al fisco estatal español.

Aristrain está acusado de fingir que residía en Suiza y de ocultar sus acciones de Arcelor-Mittal en Luxemburgo, mediante un entramado de empresas. Su defensa alega que solo podría haber un problema administrativo entre Suiza y España, y que tener acciones en Luxemburgo es habitual. 

La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid pide para él 64 años de cárcel por 15 delitos de elusión tributaria y 1.400 millones de euros, entre cuota defraudada, es decir, 211 millones entre 2005 y 2009, más la multa. Mientras que la abogacía del Estado, por su parte y en representación de la Agencia Tributaria en el procedimiento, pide para él 63 años de cárcel y 630 millones de euros.

Asimismo, el magnate ha protagonizado en los últimos tiempos diversas adquisiciones industriales e inmobiliarias que lo sitúan como uno de los inversionistas más activos del momento. La operación más destacada ha sido la adquisición de la que fue Embajada del Reino unido en España.

Hasta principios de este año, los abogados de Aristrain han conseguido paralizar los procedimientos mediante un recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid. En el mismo solicitan la suspensión de la causa, pues tanto la residencia en Suiza como la tenencia de acciones en Luxemburgo son ‘perfectamente legales’, aseguran los abogados.

El hombre de acero español, como lo han nombrado los medios de su país, se oculta utilizando Portugal como base de llegada a España para evitar que le cuantifiquen los días resididos en España, como estrategia para evitar cualquier rastro que pueda dejar y que le haga computar días en España y verse opaco a la mirada del fisco y de los jueces. Como es de saberse, si permanece por más de seis meses en territorio español la tributación se debe realizar allí y no en el país en que se notifique como origen.

Esta es la clave del asunto, pues los investigadores de Hacienda, mediante la comprobación de los movimientos de las cuentas corrientes y los viajes de su avión privado, dictaminaron que el magnate del acero residía más de seis meses en España, aunque él haya afirmado que residía en su mansión de Gstaad en Suiza.

Actualmente, el magnate vasco del acero ha puesto a la venta su ‘megayate’ Steel (Acero) de 54 metros de eslora y con bandera de las Islas Caimán, ante la obligación de hacer frente, según ha confirmado la Audiencia Provincial de Madrid, a la multimillonaria fianza de 750 millones de euros, que tiene que hacer efectiva antes del juicio oral.  Si no deposita la fianza el juez le embargará todos sus bienes.

En lo que respecta a la empresa siderúrgica que heredó de su padre, esta se integró a finales de la década de 1990 en la empresa de origen público Aceralia -emblemática siderúrgica española-; quedándose así luego de la fusión con el 11% de su capital. Esta a su vez se integró luego a Arcelor, y luego con la compra por parte de Mittal Steel, en Arcelor-Mittal, a principios de siglo. Vale la pena recordar que Arcelor-Mittal es hoy el principal grupo acerero del mundo con una capacidad productiva de 113 millones de toneladas de acero crudo al año y ventas cercanas a los 34.000 millones de euros.

Por el lado del grupo Aristrain, este ha incrementado en los últimos años su política de compra, y desde 2014 es el principal accionista del segundo mayor fabricante de tubos de acero inoxidable sin soldadura del mundo, Tubacex, del que posee el 11% (equivalente a 48 millones de euros).

Este año ha entrado en la tecnología andaluza Carbures a través de la concesión de un préstamo de 25 millones, para financiar el crecimiento orgánico de la compañía. Concretamente, su filial aeroespacial y la producción de piezas de avión.

De igual forma, el pasado julio cerró la entrada en el accionariado de la vasca Haizea Wind, que edificará una fábrica de torres eólicas en uno de los muelles del puerto de Bilbao. El proyecto supondrá una inversión de 55 millones y creará 300 empleos.

*Con información de otros medios.