El acero y su perspectiva para 2019

El acero y su perspectiva para 2019

Por Juan Pablo Silva / Analista económico 

El descenso

La cotización internacional del acero en el mercado de referencia, los últimos sesenta días cayó al menos cien dólares, esto es, un descenso equivalente al 15%.

La esperanza que la recuperación sea rápida, no es más que eso una esperanza, el escenario base es que siga cayendo y se estacione en los valores “normales” o quizás más abajo, digamos 520 dólares por toneladas.

El precio del acero gozó de estabilidad y resistencia al menos quince meses, mientras los otros metales caían el acero se mantenía en la parte alta de curva, entonces la caída era un hecho, sólo que como siempre, no sabíamos cuándo. Es por tal motivo que siempre recomendamos ser muy prudentes en la calibración de la oferta y señalamos que era primordial determinar la demanda interna, esto para no generar sobreoferta. Los datos de importaciones al tercer cuarto muestran que las importaciones crecieron 1,3%, respecto a 2017 en igual periodo, la pregunta es: ¿cuánto cayó el consumo de acero, en igual periodo?, probablemente sea la piedra angular del juego.

¿Por qué cae el precio del acero?

Pienso que el shock más determinante se debe a la menor liquidez del mercado chino, esta menor liquidez se genera porque el gobierno intenta frenar el financiamiento en las sombras (no regulado) de la economía y eso hace que tanto la inversión privada como el consumo de bienes durables se desacelere. De hecho las ventas del sector inmobiliario el último mes  crecieron 0,22% y las ventas de autos marcaron negativo, luego de años.

A la menor liquidez se suma la guerra comercial, luego la devaluación y ahora la desaceleración  total de la economía.

El gobierno tendrá que bajar las expectativas de crecimiento para los próximos años, aceptando que la economía tendrá que ir más por el lado del consumo y los servicios.

Esta aceptación no es un proceso menor, porque en cierta medida significa dar más espacios y por otro lado dejar de controlar, el gobierno se está dando cuenta que, dado el tamaño actual de la economía, el control es caro y cada vez genera más deuda y corrupción.

En cuanto a la industria siderúrgica, el camino está llegando al final, y ahora tienen que tomar opciones, la primera opción, es aumentar la posición del Estado en la industria siderúrgica, y de alguna manera obtener el control, el cual se podría lograr con 60%-70% de participación de mercado, es decir concentrar más la industria.

La segunda opción, es privatizar parte de la industria, y con eso ir disminuyendo deudas; pero para eso tendrían que aceptar que capitales extranjeros pudieran tener el control en industrias “estratégicas”.

Que significa descender

Siempre parece más fácil caer que ascender y el riesgo que encierra es directamente proporcional a la caída. Los descensos producen inestabilidad y la inestabilidad destrucción; y de ahí surge la creación Shumpetereana. Entonces en estos momentos no hay nada mejor que descender y hacerse todas las preguntas, sobre el cómo volver a ascender. Para luego  lograr luego un renacer, entonces necesario salir, conocer y recorrer.

El desafío de la industria colombiana continuará siendo el fomentar los niveles de intercambio económico, entre regiones y países; para eso es prioritario mejor la logística del país, creando mejores redes de transporte y centros de distribución; desarrollar una oferta con alto valor y eficiente es el ascenso que necesitamos.