Edificios con estructuras metálicas – un proceso industrial

Por Ing. Juan Tamasco

El presente comentario sobre el uso de estructuras metálicas en edificaciones y su ejercicio como un proceso industrial, incluye dos tipos de análisis, el primero sobre el estado actual de la construcción de edificaciones en nuestro medio y el segundo sobre los procesos desarrollados para la elaboración de estructuras metálicas para edificaciones.

1.- ESTADO ACTUAL DE LA CONSTRUCCIÓN

1.1.- Las metodología de construcción de estructuras en nuestro medio en la actualidad, tienen un alto grado de trabajo in situ con procesos de campo con un alto grado de dificultad de verificación y donde la gran mayoría del personal (más del 80%) no cuenta con formación académica.

1.2.- Producto de lo anterior los procesos de calidad y de aseguramiento de calidad en nuestra construcción actual son de una categoría muy inferior a la de cualquier proceso industrial.

1.3.- Esta situación es producto de varias condiciones :

– La no implementación de la cultura de estandarización, la cual se debería iniciar desde el diseño arquitectónico, estructural y de instalaciones. Esta no estandarización tiene varios efectos nocivos, por una parte impide el desarrollo industrial de muchos de los elementos de la edificación, como ventanerías, elementos de estructura, instalaciones, etc y por otra parte al desarrollarse estas actividades de manera casi artesanal y muy laboriosa los procesos de aseguramiento de calidad se convierten en poco sistemáticos y obviamente menos confiables.

– El sofisma social de que contamos con una mano de obra barata. Lo anterior es producto obvio de que actualmente contamos en el país con una gran cantidad de mano de obra sin ningún tipo de formación y aunque es una realidad, no debiera ser motivo de orgullo y es claro que nuestro objetivo debiera ser el de dar calificación a esta mano de obra, involucrarla dentro de empleos estables con cubrimiento de salud y pensional, mejorando claramente sus condiciones de vida. Esto se lograría al integrarla dentro de procesos industrializados, para que en un futuro el trabajo de construcción deje de ser el primer escalón de la mano de obra no calificada, con trabajos temporales, poco estables que duran en el mejor de los casos el periodo de ejecución de su labor en la obra y se convierta en un trabajo estable, digno y productivo. En conclusión lo de la mano de obra barata es un sofisma porque generalmente viene a la par con una calidad cuestionable y una inestabilidad laboral.

– El uso extensivo de materiales de fachada y divisiones conformados por mamposterías cerámicas o de concreto, materiales esencialmente frágiles de comprobado mal funcionamiento durante sismos en varias partes del mundo y en nuestro propio país. Estos materiales además por su gran peso, generalmente mayor a la carga viva de diseño, introduce a la estructura sometida a un evento sísmico una masa adicional que genera igualmente mayores demandas sobre la estructura, tanto sísmicas como de carga vertical. Producto de lo anterior nuestra Normativa exige a las estructuras cumplir con una de las derivas màs restrictivas del mundo, además de una serie de detalles y estructuras secundarias para tratar de evitar el peligro que significa la inestabilidad de estos elementos sobre su entorno.

2.- ESTRUCTURAS METÁLICAS PARA EDIFICACIONES

2.1.- La lámina y perfilería metálica usada para estructura actualmente contiene más de un 90% de material reciclado lo cual hace que los edificios elaborados con estructura metálica presenten el menor impacto ambiental, y acompañada de elementos de fachada adecuados obtengan fácil y económicamente certificaciones ambientales tipo LEED.

2.2.- Los procedimientos de fabricación de lámina y perfileria son totalmente normalizados con una trazabilidad de gran confiabilidad.

2.3.- Estos procesos de fabricación, corte, perforación, biselado y soldadura están totalmente normalizados, desarrollados con maquinaria en la mayoría de los casos de mando numérico y con personal precalificado en esta labores.

2.4.- Los procedimientos de montaje e instalación son además de normalizados fácilmente inspeccionables y de tolerancias milimétricas.

2.5.- Sobre el personal y los procesos de fabricación e instalación es directa la aplicación rigurosa de los de las normas de seguridad industrial.

2.6.- Todas las tareas anteriores las cuales presentan una trazabilidad clara, generan no solo el sencillo seguimiento de los procesos de calidad sino el aseguramiento de estos procesos.

2.7.- Las metodologías de diseño sismorresistente de estructuras metálicas se han orientado hacia el método de la capacidad y por medio de sus uniones precalificadas presentan estructuras con mecanismos de disipación de energía sísmica más confiables y con menor daño para la edificación y sus componentes.

2.8.- Es igualmente comprobable que el uso generalizado de elementos de construcción elaborados industrialmente permite tener un control de programación más predecible y un comportamiento presupuestal más confiable.

2.9.- Es un hecho que las nuevas generaciones de usuarios de nuestras construcciones conocedoras directamente o por medios de información de construcciones en otros sitios, son receptivas a los nuevos materiales de construcción estandarizados y generalmente más livianos y que por ser producidos en ambientes controlados son de mejor calidad que los materiales tradicionales elaborados artesanalmente en el sitio de obra, con tolerancias de exactitud altamente variables y generalmente en términos de centímetros.

2.10.- Es claro que el uso de estructuras metálicas en las edificaciones sirve como agente transformador de los demás elementos constitutivos de la obra, generando el interés de los constructores de contar con fachadas, divisiones y demás elementos, de fabricación industrial y de instalación sencilla, con tolerancias de exactitud del orden de pocos milímetros, permitiendo reducir de manera notable la fabricación de elementos que actualmente solo se inicia su fabricación luego de replantear medidas en obra.

Por las dos consideraciones estudiadas es factible imaginar un futuro de la construcción donde las estructuras metálicas y los demás sistemas industrializados sean preponderantes, generando no solamente una industria de la construcción competitiva nivel nacional e internacional, sino una fuente de trabajo con una mano de obra calificada y estable. Posicionando a la INDUSTRIA de la construcción y particularmente la de la estructura metálica, como un real motor creador de un sólido entramado social con mejor calidad de vida.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *