Colombia

Dumping de tubería china: una amenaza para la industria nacional

Pocos meses después de que Iván Duque tomara posesión  como presidente de Colombia, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo reiteró su compromiso con la industria nacional en cuanto a la competencia desleal por parte de países importadores, en especial la República Popular China. El Ministerio resaltó que, en tres meses y medio, el Comité de Prácticas Comerciales había impuesto cuatro medidas antidumping, tres contra China y una conjuntamente contra Bélgica, Alemania y Holanda.

“Colombia ha tomado aproximadamente 20 medidas antidumping en su historia, de ellas 20% han sido por este Gobierno, en estos meses, por la única razón de que para nosotros las medidas de defensa comercial son un objeto central de actuación en el marco del aprovechamiento de los tratados de libre comercio vigentes”, explicó entonces José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo (MINCIT), en entrevista con el diario La República.

Una medida adicional a las importaciones de acero desde China, específicamente a los tubos de acero soldados al carbono con un diámetro exterior igual o menor a 16 pulgadas (tubos con costura) habría entrado en vigor este año, tras una larga investigación iniciada en abril de 2018. Sin embargo, el pasado mes de abril el Comité de Prácticas Comerciales finalmente resolvió, sin mayor explicación, no imponer ningún derecho antidumping dejando al sector desprotegido y en desventaja.

“Entonces se nos ha generado lo que llamamos nosotros de tiempo atrás una desnivelación del campo de juego”, explicó Julio Hernán Pastor, gerente general y representante legal de COLMENA en entrevista exclusiva con Infoacero. “Porque nosotros lo que estamos buscando no es una protección ni una ventaja, sino que tengamos las mismas oportunidades en el mercado”. 

Analistas del sector apuntan a que la decisión del gobierno pudo haber sido tomada a favor de evitar cualquier consecuencia desfavorable que se pudiese presentar a raíz de la imposición de un arancel del 20%, sobre todo en el marco de una economía en recuperación. “Yo creo que el gobierno es consciente del tema”, dijo un analista quien prefirió mantenerse en anonimato. “Técnicamente hay un dumping, la pregunta es si tiene o no sentido imponer las medidas”.  

A pesar de las diversas interpretaciones, las sociedades acereras, agremiadas en organizaciones como Camacero y Fedemetal, realmente no logran comprender el razonamiento de la administración Duque, sobre todo después de que el ministro Restrepo reiterara su compromiso con la industria y de que, en la respectiva documentación pública, se reconociera que en efecto hubo un caso de competencia desleal por parte de China. 

“Es evidente, y los estudios lo comprueban, que, por un lado, hay dumping, y, por el otro, que las empresas están perdiendo plata”, señaló Pastor. “Como industriales, nosotros esperamos por supuesto que el gobierno, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, derogue y revoque esta medida”. 

La última resolución del Ministerio, además de poner en jaque a más de 8.000 empleados directamente relacionados con el sector, podría seguir hundiendo a una industria que de hecho ya se ha sacrificado y presentado pérdidas con la única intención de mantenerse vigente en el mercado. “Hemos tenido que reducir los márgenes de rentabilidad para no ceder el mercado 100% a otros países, en unos casos casi a pérdida, explicó Pastor.

Dado su carácter administrativo, estos procesos no tienen ni apelación ni segunda instancia, la única manera de que el gremio pueda continuar con su cruzada es encontrando los argumentos necesarios y contratacando al gobierno por medio de revocatoria directa, un proceso que no solo está siendo analizado para ser puesto en marcha lo antes posible, sino que ya cuenta con un precedente favorable muy similar relacionado con tuberías de acero para exploración petrolera o “casing”.  

“Digamos que este es un tema general, no un tema particular de una o dos empresas. Estamos buscando cómo mantener, fortalecer y ser vigentes en la industria nacional”, concluyó Pastor. “Además, yo creo que en un futuro no lejano un país como Colombia, en el mercado en que se mueve, va a necesitar incrementar sus exportaciones. No tengo la menor duda de que la industria metalmecánica nacional pueda participar en dichos mercados, ayudando al país a generar mayores divisas vía exportación”.

Posts Relacionados
ColombiaEconomíaEmpresasNegociosVivienda

Muebles Jamar anuncia expansión nacional e internacional

BusinessColombiaConstrucciónEconomíaInfraestructuraLOGÍSTICATransporte masivoVías

Bogotá, la segunda ‘ciudad del futuro’ en América Latina: Financial Times

AceroBusinessColombiaConstrucciónEconomíaVivienda

Advertencia de riesgos por altos precios del acero y el hierro en Colombia

ColombiaConstrucción

Aumentó el índice de costos de la construcción pesada en Colombia

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.