Opinión

Dónde estamos y si podemos salir de esta

Los efectos de la guerra comercial se han ido transmitiendo a la economía colombiana y en general a las economías emergentes, en los últimos 3 meses  la moneda (COP) cayó 5,62%, la bolsa 2,75% y el petróleo 5,56%. 

Las consecuencias son; primero aumenta el riesgo de la economía, porque se necesitan más COP para financiar las deudas en dólares, segundo una inflación sube debido al encarecimiento de las importaciones. La inflación socava la capacidad de consumir de los hogares; entonces nos empobrecemos. 

Respecto del consumo de acero, cuando aumenta la inflación, el banco Central podría aumentar la tasa de interés, y eso afectaría directamente la necesidad por construir e invertir, entonces la demanda por acero desciende. De esta forma, la guerra comercial afecta la demanda de acero y empobrece a los hogares. 

En el modelo económico-clásico, la depreciación cambiaria favorece al sector exportador dejando más competitivos los productos nacionales en el extranjero, y con esto se reciben más dólares, eso hace que el COP se revalorice, la inflación descienda y el banco Central ya no tenga necesidad de subir la tasa de interés, con esto la demanda de acero sube. 

El problema, es la baja participación del sector exportador en la economía colombiana, el cual es del orden de 17% del PIB, hay una escasa probabilidad de hacer un ajuste macro eficiente. Otro problema que enfrentamos, se refiere a la extrema desigualdad en los ingresos y la pobreza generalizada, el Estado no tiene espacio para hacer economía contra-cíclica, son muchas las necesidades, digamos está muy comprometido. 

Juan Pablo Silva

Los políticos de “izquierda” tienen que entender que la disciplina fiscal y las exportaciones son fundamentales para lograr crecimiento económico sostenido y de paso elevar el bienestar de nuestros habitantes. Los de “derecha” tienen que “tatuarse” , que la concentración de mercado es nociva para la economía, la productividad se tiene que llevar al mercado laboral y los impuestos se deben manejar de forma tal que no caiga el consumo en lugar de los ingresos.

No va ser fácil salir de esta situación, claramente el mejor escenario es que la guerra comercial termine en buenos términos, la FED baje la tasa de interés por temor a una desaceleración en EE.UU y la situación de Sudamérica poco a poco fuera convergiendo para bien, dicho de otro modo, se encontrara una solución a los problemas de Venezuela y Argentina; y Brasil fuera saliendo de su estancamiento económico. Sin embargo, el escenario más probable, es que la guerra comercial continúe y los problemas de Venezuela, Argentina y Brasil también.

Se nos viene una tormenta y no va ser nada difícil salir de ella.

Como cualquier empresa, cuando las cosas andan mal, hay que usar los ahorros, esto en la medida que se cuente con ellos, de acuerdo a las cifras del FMI Colombia cuenta con aproximadamente 36 mil millones de dólares en reservas, es hora de liquidarlas para invertir en infraestructura, creando mayor conectividad y comercio entre ciudades. Probablemente los grados de aislamiento generen mayor pobreza dentro de Colombia, por lo cual conectando puntos a través de carreteras y trenes, podemos aumentar el intercambio y con eso generar mayor prosperidad en la economía.

Posts Relacionados
ConstrucciónEconomíaEmpresasOpiniónVíasVivienda

Planeamiento de Bogotá, Parte II

ConstrucciónOpinión

Construcción de edificaciones.

AceroMundoOpinión

Acero en el Alma.

EconomíaEmpresasOpinión

Productividad y calidad, el mejor insumo para el crecimiento

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.