ColombiaEconomíaMundo

Dólar alcanza los $4.000 pero se espera que se estabilice sobre los $3.600 en la medida que la OPEP logre un acuerdo y la FED baje tasas.

El lunes 9 de marzo fue un día particular en los mercados internacionales especialmente para América Latina. En el caso de Colombia, el dólar alcanzó su máximo histórico llegando a los $3.847,50 pesos y el petróleo cayó en un 24% alcanzado una cifra de USD $35. De igual forma en el transcurso de la semana la divisa ha venido subiendo paulatinamente hasta alcanzar los $4.030 pesos en la mañana de este jueves 12 de marzo. Esta situación es el resultado de un escenario complejo a nivel mundial el cual ha empezado a afectar de manera directa a la economía nacional.

El Covid 19 es uno de los factores que causan más incertidumbre y preocupación de los mercados financieros ya que diferentes eventos y actividades han sido canceladas en diferentes partes del mundo y la actividad económica se ha visto reducida. Esta situación ha afectado la oferta agregada mundial por la interrupción a las cadenas de suministro y porque en algunas partes del mundo las personas han dejado de asistir a sus lugares de trabajo.Por otro lado, si bien a este nuevo virus se le atribuye en gran medida esta caída del precio del dólar al haber influenciado de manera directa los mercados de divisas mundiales, la explicación más acertada para el alza acelerada de la moneda estadounidense es la fuerte caída de los precios del petróleo a nivel mundial, y  el intento fallido de la OPEP+ de establecer una extensión en sus recortes de crudo haciendo que el precio del Brent haya caído hasta los USD 35 por barril, un precio cercano al precio mínimo para generar utilidades (29,9%).

Igualmente, la subida repentina del dólar y la caída de los precios del petróleo causan alarma, pero se estima que cuando pase la coyuntura del Covid 19. como ha venido sucediendo en China, se restablezcan los precios tanto del dólar como del crudo al tiempo que se normalizan tanto la producción como las actividades que hasta el momento permanecen en vilo y a la espera de la contención del virus.

En cuanto al escenario estadounidense, de acuerdo con Carlos Arcila, Director de Inversiones de Sigma Advance Capital Management LLC y profesor de derivados de la Universidad de los Andes, “Las acciones siguen estando elevadas y hay un shock no solo de oferta sino también de demanda.” “La reserva federal de USA puede bajar tasas de interés o empezar a tener medidas más expansivas como impulsar la oferta de dinero, pero estas medidas no pueden ser tan fuertes como en otras situaciones por dicha afectación que tiene la demanda.” Señala el analista.

De igual forma Carlos Arcila resalta que “para el caso nacional por el momento se presenta un alto movimiento en el mercado, se está a la espera de que a mediano plazo se logre un acuerdo con la OPEP que puede estabilizar un poco la moneda y en un largo plazo si las cosas se complican en USA, una situación similar a la del 2008 en la que tuvimos una disparada del dólar, puede ocurrir y el banco central de EEUU puede empezar a emitir dólares o tomar medidas muy expansivas para bajar el precio de la divisa.”

El Director de Inversiones de Sigma advierte que, “en este mes se espera que el dólar se encuentre cercano a los $3.600, actualmente está presentando una alta volatilidad y es probable que llegue alcance los $4.000, lo que se muestra como un escenario desfavorable ya que afecta directamente a la inflación.”

En cuanto a la situación macroeconómica nacional, Germán Cristancho, Director de Investigaciones y Estrategia de Davivienda Corredores y Sergio Taborda Analista cuantitativo y de monedas de esta misma entidad, señalan que la situación es complicada ya que; “el déficit de cuenta corriente del país aumento en un 5.8% en el 2019 al pasar de USD 13,047 millones (3.9% del PIB) en el 2018, a USD 13,800 millones (4.3% del PIB) y se espera que el bajo precio del petróleo la cuenta corriente continúe viéndose afectada”, lo que no se muestra como un escenario favorable para la economía nacional.

Por último, se aconseja que los importadores de acero al igual que los empresarios manejen “Coberturas”, ya que los escenarios del país son inciertos. Al estar cubiertos, los importadores no quedan expuestos y pueden planear sus flujos anuales. Por el momento, lo que sí es claro es que las importaciones se verán afectadas lo cual repercute tanto en el importador como en el consumidor final.

Foto: Dinero.

About author

Máster en Administración y Negocios de Industrias Creativas y Culturales de Queen Mary University of London y con un pregrado en Comunicación y periodismo con énfasis audiovisual de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Actual Jefe de Comunicaciones de Camacero.
Posts Relacionados
ConstrucciónEconomíaEmpresasOpiniónVíasVivienda

Planeamiento de Bogotá, Parte II

ColombiaEconomíaEmpresasNegociosVivienda

Muebles Jamar anuncia expansión nacional e internacional

AceroConstrucciónEconomíaGobiernoVivienda

Presidente de Camacero se pronuncia sobre altos costos en materiales para la construcción

BusinessColombiaConstrucciónEconomíaInfraestructuraLOGÍSTICATransporte masivoVías

Bogotá, la segunda ‘ciudad del futuro’ en América Latina: Financial Times

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.