Detalles de uso del acero de refuerzo de concreto

Detalles de uso del acero de refuerzo para concreto

Por Ricardo Prada, Ingeniero Mecánico

A partir de los requerimientos del Reglamento Colombiano de Construcciones Sismo Resistentes NSR-10 conviene precisar los siguientes detalles de uso del acero en obra

El refuerzo debe ser corrugado (Art. C.3.5.1). Este requisito elimina de raíz el uso de aceros lisos para refuerzo en los elementos principales de una estructura porque los aceros lisos tienen escasa adherencia al concreto. Por esta razón los refuerzos lisos solo se permiten en estribos (para confinamiento), refuerzo de retracción y temperatura o refuerzo en espiral y no puede utilizarse como refuerzo longitudinal a flexión, excepto cuando conforma mallas electrosoldadas. (Art. C.3.5.4.1)

Las barras corrugadas para refuerzo deben ser de baja aleación y deben cumplir la norma NTC 2289 (ASTM A 706). (Art. C.3.5.3.1). En un país con alto grado de sismicidad como Colombia es muy ventajoso contar con una única norma de acero de refuerzo porque elimina el riesgo de usar calidades de acero contrarias al objetivo antisísmico. En este sentido, la NSR-10 prohíbe el uso de acero corrugado de refuerzo principal fabricado bajo la norma NTC 245, o de cualquier otro tipo de acero que haya sido trabajado en frío o trefilado. (Art. C.3.5.3.1 literal b). Detrás de todo esto se esconde el grado de corrupción de algunos constructores inescrupulosos que buscan violar las normas en detrimento de la seguridad de las obras.

Ningún refuerzo parcialmente embebido en el concreto puede doblarse en la obra, excepto cuando así se indique en los planos de diseño o lo permita el profesional facultado para diseñar. (Art. C.7.3.2). Son varios los errores que se cometen en obra y que vulneran esta disposición. La acción de doblar y desdoblar el acero (fatiga) genera las dislocaciones intergranulares propias de su trabajo en el estado plástico. Con un ensayo de tensión de la zona deformada del acero se podrá comprobar que su capacidad de elongación se ha reducido a niveles inferiores a la norma. Algunos ejemplos:

 

Doblar los pelos (Refuerzo de espera) de vigas y columnas. Sucede en obras inconclusas a la espera de ser continuadas días o meses mas tarde. El acero de refuerzo de espera es doblado por efecto visual y cuando la obra es reanudada se vuelve a enderezar.  

 

 

 

Desdoblar varillas figuradas para un destino determinado dentro de la obra con el fin completar varillas faltantes en otro destino. Por ejemplo, desdoblar varillas de una columna para completar las varillas de una viga. La parte desdoblada de la varilla de la columna se convierte en un punto débil dentro de la viga.

 

Doblar las varillas para ahorrar espacio y después desdoblarlas para colocarlas en la estructura. Sucede con alguna frecuencia, sobre todo cuando las varillas son de gran longitud. Por ejemplo, cuando las varillas son trasportadas desde el taller de figuración a la obra y se utiliza un vehículo muy pequeño: se doblan en el taller y se desdoblan en la obra. Se imaginará el lector que, si se trata de varillas para una viga y se doblan a la mitad, la viga tendrá un punto débil justamente en su centro en donde la exigencia de carga (momentos) es máxima.

 

Haciendo un símil extremo, cada vez que se dobla una varilla es como si se le hubiese inducido un sismo de magnitud superior a la contemplada en su diseño. Para un calculista lo deseable es que, aún en el peor de los sismos, el acero nunca llegue a superar su límite elástico. De ahí el espíritu del artículo C.7.3.2 de la NSR-10.