Conversando con: Dimitri Zaninovich

Conversando con: Dimitri Zaninovich, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura

 

Foto ANI

Foto ANI

El expresidente de la ANI, Dimitri Zaninovich, en entrevista para Infoacero habló sobre el papel que juega la Agencia en el desarrollo de la infraestructura del país,  los proyectos que se encuentran en proceso y las perspectivas a futuro.

¿Cuál es la meta antes de que cierre el periodo presidencial del gobierno Santos?

En los últimos 8 años se ha avanzado más de lo que se había hecho en términos de infraestructura vial y de dobles calzadas, por eso la llamamos la Revolución de la Infraestructura, por la dimensión de lo que se hizo en un tiempo tan corto.

En 2010 teníamos 6.000 kilómetros concesionados y en los últimos años se han concesionado más de 5.000.

En la actualidad, hay 30 proyectos adjudicados de Cuarta Generación (4G), de los cuales 22 están en etapa de construcción y de aquí al cierre del periodo presidencial esperamos seguir avanzando y que otros proyectos inicien obras.

¿Cuál es la diferencia que presentan los proyectos de cuarta generación 4G frente a sus antecesores?

El programa de Autopistas de Cuarta Generación nace como la solución al problema de atraso en infraestructura vial que tenía el país. Se trata de más de 30 proyectos viales con inversiones cercanas a los $50 billones, que debían cumplir con las especificaciones técnicas, financieras y legales que permitieran sacar a Colombia del atraso de años de baja inversión en infraestructura.

Para lograr este objetivo fue indispensable hacer grandes cambios tanto de tipo institucional como legal, en primer lugar, se creó un organismo altamente técnico a cargo de la infraestructura de transporte concesionada como la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y se expidieron las leyes Asociación Público Privada (APP) y de Infraestructura.

Todo esto permitió ponerle límites a la ejecución de las obras. Por ejemplo, ahora se impide que las prórrogas en tiempo y en dinero superen el 20% del total estipulado del contrato, así como que el Estado sólo gire recursos a medida que la Concesión entregue las obras que se comprometió contractualmente a realizar.

Otra de las grandes motivaciones del programa de Cuarta Generación fue el de conectar las principales ciudades del país con los puertos marítimos y zonas de frontera, mediante la provisión de vías de excelentes especificaciones técnicas que permitan disminuir considerablemente los tiempos de viaje y costos de operación.

¿Cuántos proyectos presentan cierre financiero hasta el momento y cuántos están programados para lo que queda del año?

En los últimos meses hemos visto cómo se reactivaron los cierres financieros de los Proyectos de Cuarta Generación (4G). Pasamos de 8 a 12 a finales de 2017 y este año sumamos tres para completar 15 proyectos que logran este requisito. Nuestra meta para este año es cerrar con 20 contratos de crédito.

¿Cómo ve el panorama en lo referente al transporte multimodal, especialmente en lo referente al uso de las vías férreas?

Después de haber hecho una inversión significativa en las autopistas de Cuarta Generación (4G) el siguiente reto del país es el multimodalismo y definitivamente el modo férreo.

Sin embargo, en el modo férreo hemos avanzado, pero no como hubiéramos querido. En la actualidad, la ANI tiene a cargo 4 corredores con 1.619 kilómetros de vía, de los cuales 1.121 km están operativos. El primero de ellos es el corredor Santa Marta (Magdalena) – Chiriguaná (Cesar), que tiene una extensión de 245 km y es por donde se exporta la mayoría de carbón del país, allí mismo se construye una segunda línea férrea paralela que tiene a la fecha 165 kilómetros. El segundo va desde La Dorada (Caldas) hasta Chiriguaná (Cesar) de 521 km de extensión. En esos dos corredores se han invertido cerca de $609.000 millones para tenerlos a punto.

Otro corredor de gran importancia es el de Bogotá–Belencito, de 318 km, en donde se mantiene la operación de turistas y estudiantes desde Bogotá hasta Zipaquirá, y se logró reactivar la operación comercial de carga hasta Sogamoso en Boyacá. Aquí varias empresas están moviendo acero, cemento y hasta cerveza.

¿Qué espera del próximo gobierno en temas de infraestructura?

La inversión del Programa de Cuarta Generación está planeada para entrar en los siguientes años, llevamos sólo tres años y 4G empieza a dominar y a explicar la mayor inversión en infraestructura, por lo cual el próximo Gobierno deberá seguir avanzando en este gran proyecto.

Además como esta apuesta es a largo plazo estamos dejando estructuradas 17 iniciativas como: El Dorado 2, Puerto Salgar- San Roque y la Nueva Malla Vial del Valle del Cauca. La vía Buga-Buenaventura quedaría estructurada para ser licitada y terminar los 17 kilómetros de doble calzada que no se pudieron concluir debido a la decisión de un tribunal de arbitramento.

También encontramos Villeta-Guaduas, que es el único tramo entre Bogotá y el río Magdalena que nos quedaría sin doble calzada.

Adicionalmente estamos dejando estructurados los proyectos de Accesos Norte 2, iniciativa con la cual se ampliará la autopista a cinco carriles entre las calles 193 y 245 y se realizará la segunda calzada de la carrera séptima.

De igual manera, dejamos estructurados y radicados ante el Ministerio de Hacienda la ALO Sur, Cerritos-La Virginia en el Eje Cafetero, la modernización de los aeropuertos de San Andrés y  Cartagena. En total son 17 proyectos por todo el país.

¿Cuál ha sido el mayor reto de dirigir la ANI?

Demostrarle al mundo que Colombia pudo poner al servicio una infraestructura del más alto nivel para conectar un país de tres cordilleras entre dos océanos, porque hemos realizado obras que sirven con la mayor eficiencia que mejoran el comercio del país y que dinamizan la economía colombiana.  

¿Qué es lo más satisfactorio de contribuir al desarrollo del país?

Demostrar cada día con hechos concretos que Colombia puede superar los desafíos y alcanzar logros del más alto nivel internacional, así como seguir construyendo y alcanzando nuevos cierres financieros que hacen posibles nuevas obras, entregando túneles, puentes, vías 4G, aeropuertos y puertos trascendentales para el país.