China y Estados Unidos entran en guerra comercial

China y Estados Unidos entran en guerra comercial

 

Imagen RT

Tras la entrada en vigencia de nuevos aranceles de Estados Unidos hacia China, los cuales afectarán más de 800 productos por un valor de 34.000 millones de dólares entre maquinaria industrial, dispositivos médicos y partes de automóviles, el gobierno asiático tomó medidas para contrarrestar esta situación.

Dentro de las represalias tomadas por el gobierno del presidente Xi Jinping se encuentra la imposición de impuestos a aproximadamente 500 artículos provenientes del país norteamericano, dentro de los cuales se encuentran bienes agrícolas, carne y automóviles. Los cuales tendrían un costo similar a los productos chinos afectados.

Ante esta situación el Ministerio de Comercio afirmó en un comunicado oficial que “China está siendo forzada a devolver el golpe para salvaguardar los intereses nacionales y los intereses de su gente” igualmente acusó al gobierno Trump de estar realizando una típica intimidación comercial.

La Casa Blanca sin embargo comunicó que estas medidas arancelarias forman parte de la primera etapa de un castigo total de 50.000 millones de dólares contra China y que los 16.000 millones faltantes entraran en funcionamiento las próximas dos semanas. A los cuales se les podrían sumar 500.000 millones adicionales si China insiste en contraatacar.

De esta manera se da inicio a la mayor guerra comercial de la historia, en la cual se enfrentan dos de las más grandes potencias económicas del mundo. Sin embargo Pekín reitero que no están buscando entrar en una escalada de fricciones comerciales, por lo cual se pondrá en contacto con la Organización Mundial de Comercio (OMC) y otros países para “proteger conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral”

Opiniones de expertos: 

Según Mark Tinker, responsable de la división de renta variable Framlington de AXA IM en Asia, todo parece apuntar a que EE.UU. está “invocando leyes de emergencia para limitar la inversión de China en compañías estadounidenses involucradas en las llamadas industrias del futuro”, es decir, aeroespacial, inteligencia artificial, robótica o dispositivos médicos, entre otros.

Para Carsten Menke, analista de materias primas del banco suizo Julius Baer.”La respuesta de China parece muy dirigida, golpeando a algunos estados estadounidenses que han apoyado las políticas populistas y proteccionistas del presidente Trump”. 

En opinión de Louis Kuijs, de la consultora Oxford Economics, el objetivo de China pasa por “posicionarse como la campeona del sistema internacional que se rige por las reglas (de la OMC) y de la globalización económica”, mientras EE.UU. se retrata a sí mismo iniciando la guerra comercial en varios frentes.