ColombiaConstrucciónInfraestructura

Así termina Hidroituango el 2019

El 17 de septiembre de este año, Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general de EPM desde el 2016, confirmó que Mapfre, la empresa aseguradora del polémico proyecto, emitió un comunicado sobre el efectivo cubrimiento de la contingencia del 2018.

La póliza cubre tanto las obras civiles como los equipos del proyecto con un monto de $2.556 millones de dólares, y se estipularon $628 millones por el lucro cesante, procedente de la demora en el inicio de su operación ocasionada por el bloqueo de uno de los túneles de desviación del río, por culpa del deslizamiento en uno de los márgenes de este.

Esto ocasionó no solo que el túnel de desviación quedara inundado y enterrado, sino que se llevo consigo la idea de estrenar la presa en el 2018 y la cual estaría aportando el 30% de la energía del país.

Después de tres meses en el proceso de cuantificación del valor del siniestro, y de que la compañía aseguradora estableciera los plazos y límites para reembolsar el dinero a Empresas Públicas de Medellín. Mapfre, a inicios del mes de diciembre, efectuó el pago de $525 mil millones de pesos correspondiente a la cifra que dejaron los costos invertidos en la reparación del daño ocurrido en el incidente.

Esta es una buena noticia ya que el ente asegurador ratificó el hecho que no existió dolo o negligencia por parte del equipo técnico, razón por la cual la contingencia se encuentra cobijada bajo los parámetros de la póliza.

La revisión que se realizó, para determinar si efectivamente la póliza debía cubrir el incidente estuvo a cargo de técnicos especializados tanto nacionales como internacionales, y en el proceso se revisaron el diseño, la planimetría, el proceso de construcción general de la hidroeléctrica junto con las especificaciones técnicas, al tiempo que se hizo un análisis de la matriz de riesgo que existía antes del incidente y la que se estipuló después del deslizamiento.

Por el momento se espera que la exploración de la casa de máquinas termine este mes y si todo sale bien, la instalación de equipos se debe estar realizando a mitad del 2020 y la presa empezaría a operar en el 2021, al menos con un generador.

Foto: Inteligenciapretrolera.com.co

About author

Máster en Administración y Negocios de Industrias Creativas y Culturales de Queen Mary University of London y con un pregrado en Comunicación y periodismo con énfasis audiovisual de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Actual Jefe de Comunicaciones de Camacero.
Posts Relacionados
ConstrucciónEconomíaEmpresasOpiniónVíasVivienda

Planeamiento de Bogotá, Parte II

ColombiaEconomíaEmpresasNegociosVivienda

Muebles Jamar anuncia expansión nacional e internacional

AceroConstrucciónEconomíaGobiernoVivienda

Presidente de Camacero se pronuncia sobre altos costos en materiales para la construcción

BusinessColombiaConstrucciónEconomíaInfraestructuraLOGÍSTICATransporte masivoVías

Bogotá, la segunda ‘ciudad del futuro’ en América Latina: Financial Times

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.