Un regalo urbanístico para Bogotá

pbs.twimg.com

El nuevo edificio Jorge Hoyos Vásquez, es la llamativa estructura que alberga desde hace algunos meses varias dependencias de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Son 435 mil kilogramos de acero,  9 pisos y un sótano, distribuidos en 11 mil metros cuadrados, ubicados sobre la tradicional Carrera séptima de la capital, construido por el arquitecto Felipe Uribe de Bedout.

El aporte javeriano, más allá de servir para las instalaciones administrativas mencionadas, ofrece locales comerciales, un salón múltiple con capacidad para 280 personas, servicios de alimentación y aulas del programa MBA para liderazgo de la Institución, pensado todo en mantener una estrecha relación con la ciudad en términos de urbanismo, constituyéndose en la ‘cara’ Institución hacia sus habitantes, visitantes y estudiantes.

Con un costo aproximado de 65 mil millones de pesos, el equipo de Uribe incluyó en su diseño aspectos de bienestar y confort, como la iluminación natural, áreas bioclimatizadas, diseño acústico, control de temperatura, asoleamiento y el uso de diversos materiales, más allá del acero que lo sostiene, para otorgarle homogeneidad a la universidad de cara a la Carrera séptima. La obra tiene un sistema especial para reducir el uso de energía, en el que se aprovechan las corrientes predominantes de aire provenientes de los cerros orientales, a través de un sistema de rejillas en piso y cielo raso, logrando así que el aire fresco cruce por dentro del edificio, reduciendo el uso de los sistemas mecánicos y de aire acondicionado y ventilación.

Otro de sus atractivos es que utiliza un jardín vertical y una cascada de agua como torre de enfriamiento del sistema de ventilación del auditorio y la planta baja. Adicional a esto, y con el propósito de ahorrar energía y tener más control de la iluminación, el edificio cuenta con tecnología led y T5 para reducir sus consumos diarios. Los estudiantes podrán disfrutar de terrazas verdes que ayudan a controlar la temperatura de la cubierta pero, sobre todo, es un espacio de descanso para sus usuarios.

 

El acero utilizado para esta construcción fue suministrado por Sidenal y Ternium