Trabajando por una Barranquilla para el mundo

portada_fs

Alejandro Char Chaljub, fue elegido en octubre de 2007 como alcalde del Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla para el periodo 2008-2011.  En solo 4 años y gracias a un modelo de liderazgo auténtico y efectivo, logró realizar profundas transformaciones en Barranquilla. Es recordado como el alcalde que le devolvió la sonrisa a la ciudad; sus logros lo convirtieron en una de las figuras de mayor proyección en la vida política de Colombia.  

Como alcalde distrital de Barranquilla, Char Chaljub, desarrolló importantes megaproyectos de adecuación urbanística en el contexto del programa de gobierno ‘Oportunidades para todos’, que se inscribió como el modelo de planeación para una ciudad que se transformó y recuperó la confianza en sus mandatarios locales.

Durante su primera administración, lideró renovaciones en salud, educación, seguridad e incorporó también un masivo plan vial en todos los barrios, que mejoró sustancialmente la calidad de vida de los habitantes de muchos sectores vulnerables, logrando interconectar apartadas zonas periféricas con el centro de la ciudad.  De igual manera, impulsó una revisión jurídica de todos los contratos de concesión, entregados por administraciones anteriores, gestión que permitió recuperar la soberanía tributaria del Distrito, sino también salvar miles de millones de pesos que indebidamente ingresaban a los bolsillos de los concesionarios, reasignándolos para comenzar a saldar la deuda social con la población más necesitada.

Considerado el mejor alcalde del país, según todas las encuestas de percepción, Alejandro Char fue considerado un fenómeno político por todos los líderes de opinión del país, al punto que culminó su administración con 91 por ciento de aceptación. Una vez dejó la Alcaldía de Barranquilla en 2011, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, lo llamó a formar parte de su equipo de trabajo como Alto Consejero Presidencial para las Regiones, posición desde la cual ejerció como un verdadero enlace entre gobernadores y alcaldes con el Gobierno Nacional.

Durante los comicios del pasado 25 de octubre de 2015, Alejandro Char Chaljub, volvió a ganar a la Alcaldía de Barranquilla con una votación sin precedentes para este cargo en la historia de la ciudad: casi 352 mil  sufragios reafirmaron la confianza de la ciudadanía en su capacidad para continuar liderando los grandes proyectos de transformación urbana, tema este con muchas aristas del cual habló con INFOACERO.

¿Qué tal ha sido la experiencia en este segundo periodo frente a la alcaldía de Barranquilla?

Esta nueva administración ha sido una magnífica experiencia, porque hemos tenido la oportunidad de continuar con la tarea de iniciamos en el año 2008 y que luego desarrolló Elsa Noguera desde 2012 con un lujo de competencia que hoy Barranquilla y todo el país le reconocen. Ahora, estamos impulsando los programas y proyectos que nos van a llevar a construir una Capital de Vida.       

¿Qué tan diferente es Barranquilla hoy a diferencia de cuando usted asumió su primer gobierno?

Llegamos a la administración en el 2008,  y evidentemente no había plata, ni para hacer los pavimentos que me pedía la gente, ni para hacer los colegios que me pedían en barrios como Las Américas, ni para canalizar los arroyos que me decían en el barrio Santo Domingo, ni para hacer los hospitales que me pedían en Las Malvinas.

Empecé un examen exhaustivo del tema de las concesiones, de los contratos que se habían firmado en Barranquilla en los últimos diez años, antes de 2007. Revisamos contrato por contrato, y evidentemente había un favor grandísimo para el dueño del contrato y malísimo para la gente de Barranquilla. Por eso, con firmeza, con entusiasmo, con determinación y  con seguridad, empezamos a tumbar concesiones y contratos leoninos. Luego de esto, a la vuelta de 6 meses, Barranquilla había recuperado 1 billón de pesos, la plata estaba aquí, la plata estaba en las arcas municipales, simplemente que no beneficiaba al que tenía que beneficiar, y en mis primeros 4 años de gobierno pavimentamos 600 kilómetros de vías en los barrios populares, mejoramos 100 colegios públicos y 40 centros de salud, y canalizamos 17 kilómetros de arroyos.

¿Qué tal ha sido la relación con el gobernador Verano de la Rosa?

Con el gobernador Verano tenemos una relación de amistad y de mutua colaboración. Desde la campaña nos trazamos metas comunes para el beneficio de Barranquilla y el departamento del Atlántico y estamos avanzando en esos propósitos que nos unen, desarrollando los programas a que nos comprometimos y gestionando ante el Gobierno Nacional lo mejor para nuestra gente.

Barranquilla es un ejemplo para otras ciudades colombianas; es asombroso ver cómo la ciudad en menos de 8 años logró los niveles de desarrollo actuales ¿Cómo se dio ese proceso?

En ese proceso fue fundamental sanear las finanzas distritales y, como dijimos en ese momento, poner la casa el orden, recuperar la confianza de los ciudadanos que se había perdido por tantos años de ineficiencia. Y con esa base sólida empezamos a ejecutar las obras y los programas de atención integral a quienes más los necesitan.     

¿Por qué antes de su administración, Barranquilla poco o nada invertía  en infraestructura?

Básicamente, porque los recursos no estaban bien manejados y la ciudad estaba en quiebra, en Ley 550. Cuando empezamos a mejorar las finanzas fue posible comenzar a ejecutar obras y a impulsar los programas de gestión social.  

Hablemos más de estos proyectos ¿Cuál es el de mayor envergadura que se está desarrollando actualmente en la ciudad?

Tenemos varios proyectos de envergadura que le están cambiando la cara a Barranquilla: la canalización de los más peligrosos arroyos, que tantas muertes nos han costado; la construcción de Puerta de Oro Centro de Eventos del Caribe, que ubicarán a Barranquilla como capital de negocios y atracción de inversiones nacionales e internacionales; la continuación de la Avenida del río con su malecón y corredor verde, para seguirle dando la cara a nuestra principal arteria fluvial, y los nuevos escenarios deportivos que estrenaremos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, de los que seremos orgullosamente sede.   

Respecto al nuevo Puente Pumarejo ¿En qué va este proyecto? y ¿Qué beneficios le trae a la ciudad?

El nuevo puente Pumarejo no es una obra distrital, pero con toda la ciudad gestionamos su construcción ante el Gobierno Nacional. Sabemos que marcha a buen ritmo y, sin duda, cuando esté terminado traerá inmensos beneficios a Barranquilla, porque avanzaremos en competitividad, no solo en Barranquilla sino en todo el Caribe colombiano, conectándolo con el corredor portuario y la zona industrital.

Otro gran proyecto que vemos es el desarrollo de La Loma. Háblenos sobre este.

La Loma es el polo de desarrollo de Barranquilla y allí ejecutaremos un desarrollo urbanístico muy importante, con proyectos de uso institucional, residencial, comercial y ambiental. La Avenida del río con el malecón y el corredor verde, también le darán un gran impulso al desarrollo en La Loma, en donde va a estar ubicado el nuevo edificio de la Alcaldía Distrital, haciéndole homenaje a las raíces de nuestra ciudad a orillas del río Magdalena.        

¿Por qué Barranquilla quiso mirar hacia el río?

Los orígenes de Barranquilla están unidos al río Magdalena y durante muchas décadas la ciudad le dio la espalda a nuestra principal arteria fluvial. Ahora estamos volviendo nuestra mirada al río, como lo hacen las grandes ciudades del mundo.   

Vemos que recientemente salió a la luz pública el proyecto del metro ligero sobre la 30 ¿De qué trata este proyecto?

Barranquilla y su área metropolitana van a tener su metro ligero. Nos hemos reunido con la empresa Todotren, que ha presentado el proyecto de asociación público-privada para efectos de generar y lograr el objetivo de tener una gran obra. El proyecto se estructura sobre la calle 30 y la idea es cambiar esa puerta de acceso de Barranquilla. Iniciará sobre el aeropuerto y terminará en Barranquillita.

Este es un proyecto que va a modernizar nuestro transporte público. Es ambiental, va a funcionar, además, por medio de luz eléctrica fortalecida mediante la energía solar, va a tener un trato digno para personas en situación de discapacidad y va a integrar a Barranquilla, Soledad y los municipios del área de forma rápida y moderna. Este proyecto es fundamental y estará integrado con el sistema de transporte masivo Transmetro.

¿Qué nos puede contar sobre la solución que se le está dando los arroyos?

Estamos muy contentos con la forma como marcha este proyecto. Ya entregamos la canalización de La María, que era uno de los arroyos más caudalosos; con este es el tercero que desaparece de las calles, después de haber solucionado los de la calle 84 y calle 79. Estamos trabajando a toda marcha, iniciamos obras en el arroyo de la carrera 21, el de Felicidad y el de la calle 76, arroyos que nos han cobrado decenas de vidas. Estos 3 arroyos, en los que ya empezamos a trabajar, suman casi 10 kilómetros lineales de cauce y beneficiarán de forma directa cerca de 800 mil habitantes de las localidades Suroccidente y Norte-Centro Histórico.

Ya está bueno de esas situaciones cada vez que llueve en Barranquilla: carros flotando, niños y personas muriendo; nosotros queremos darle tranquilidad a nuestra gente, por eso este año nos la jugamos toda con este plan que también incluye canalizar los arroyos de la carrera 65, Hospital, calle 91 y 92, calle 58, para completar 7 arroyos con una inversión total de 665 mil millones de pesos.

Vemos que la industria del acero en gran medida se está desarrollando, o bien trasladando, a Barranquilla y al Atlántico  ¿A qué se debe eso?

Barranquilla es hoy un referente nacional e internacional. Quienes se están instalando con sus negocios testimonian un clima favorable de confianza y un ambiente competitivo impulsado por el esfuerzo conjunto de los sectores público y privado.

Hoy vemos grandes avances en los indicadores relacionados con sectores estratégicos de la producción, entre ellos el metalmecánico, el segundo mayor exportador del departamento, después del sector de productos químicos, contando con el puerto de Barranquilla, puerto número uno en manipulación de acero y puerto multipropósito más grande de la región Caribe colombiana, a donde entra el 60% del metal utilizado en Barranquilla y el 40% de acero a nivel nacional.

Tenemos muchos ejemplos de compañías extranjeras con sede en nuestro territorio para el desarrollo de sus actividades empresariales, y que en su mayoría se benefician de Barranquilla al tener mano de obra capacitada de la ciudad. Las cifras conocidas de inversión captada desde el año 2008 ronda los $283 millones de dólares y la generación de unos 1.000 empleos directos.

Describa en pocas palabras el momento por el cual está pasando Barranquilla.

Estamos construyendo una Barranquilla competitiva y con oportunidades para todos, efectiva, eficiente y sostenible, una ciudad donde la gente tenga calidad de vida, una Barranquilla conectada con el río Magdalena, con espacios amplios para disfrutar, una Barranquilla para el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *