Terminal 2 del aeropuerto Heathrow, diseñada con el toque del acero

Foto LHR Airports Limited 2

Foto LHR Airports

El Heahtrow, uno de los aeropuertos más transitados del mundo se encuentra en Londres. Cuenta con varias terminales, siendo la 2 inaugurada en 2014 luego de 4 años de construcción y una inversión superior a los 4 mil millones de dólares,la más reciente.

Conocida también como ‘The Queen’s Terminal’ -Terminal de la Reina-, reemplazó el que fuera el primer edificio para pasajeros, inaugurado por la Reina Isabel II en 1955. El primer vuelo que aterrizó en esta moderna construcción, y como dato anecdótico, fue de la aerolínea United Airlines, procedente de  Chicago.

Foto LHR Airports Limited

Foto LHR Airports

El diseño de la nueva terminal continúa la idea de ‘toast rack’, que maximiza el uso del terreno del aeropuerto, colocando el edificio y sus satélites perpendicularmente a las pistas.​ Al igual que la terminal 5, además gran parte de la construcción se desarrolló fuera de la obra, ayudando a superar muchas restricciones logísticas.

Sumado a esto la terminal, diseñada por el arquitecto Luis Vidal, destaca por sus características acústicas, la forma ondulada del techo; el cual al estar construido en acero permite un mejor aprovechamiento de la luz natural; reduciendo el consumo de luz artificial, y su sistema estructural en acero.

Foto LHR Airports

Foto LHR Airports

Parte del encanto de esta megaobra lo constituye la presencia de una de las esculturas con más longitud de Europa: ‘The Slipstream’ -corriente deslizante- ideada por el miembro de la Real Academia de las Artes británica, Richard Wilson. Mide 78 metros de largo, está hecha en aluminio y para su realización fue utilizado el famoso software de simulación ‘3D Experience’, de Dassault Systèmes -que da la sensación a quien la aprecia de estar volando- constituyéndose entonces en  toda una novedad, pues se trata de la misma tecnología con la que se han desarrollado aviones comerciales de Boeing y Airbus.

Foto David Levene ©

Foto David Levene ©

La escultura ocupa dos pasillos y sus 77 toneladas están soportadas en cuatro columnas separadas por 18 metros cada una. Se compone de 30 mil piezas únicas y más de 300 mil remaches, siendo la inspiración para esta gran escultura el mundo de la aviación, combinando su esencia e ingeniería de precisión con artesanía británica de primera calidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *