Si a las empresas les va bien, al país también.

Entrevista exclusiva con Bruce MacMaster, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios

Img_PrincipalED12

Ese lema caracteriza la gestión que por más de 3 años de mucho trabajo ha llevado a cabo Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios -ANDI-  la mayor agremiación de Colombia, con más de 1.200 afiliados y 29 cámaras en todos los sectores del aparato productivo del país.

Mac Master es la voz del empresariado; su opinión la escucha del Presidente hacia abajo, pasando por todos los ministros y empresarios. No importa que sea el gerente de una pequeña empresa o el presidente de una multinacional, afiliado o no a la ANDI, Mac Master, como bien se sabe, se ha empeñado en conocer a los empresarios para así conocer sus necesidades y hacer del suyo, un gremio mucho más participativo y cercano a las necesidades del empresario actual.

Su primer gran logro: acercar al empresario a la agremiación, primero creando los centros de negocios -en donde han tenido un gran éxito- y luego ampliando el espectro de la Asamblea de Asociados al convertirla en todo un Congreso de Empresarios para que así el que antes no tenía la oportunidad de asistir, pueda ahora hacerlo.

Pero además de eso, bajo la presidencia de Mac Master, se creó la ‘Estrategia para una nueva industrialización’, propuesta de política industrial que busca diseñar e implementar un modelo de país que construya una ruta que permita a Colombia ser un actor dinámico y bien posicionado en el contexto del flujo de productos y servicios hacia el futuro y así, reindustrializarse.

¿Qué tal han sido estos primeros 3 años frente al mayor gremio del país?

Realmente son más de 3 años de mucho trabajo en los que se han conseguido importantes avances para el empresariado y en últimas para el país y los colombianos; lo he dicho en varios escenarios: si a las empresas les va bien, al país también.

A nivel de relación con el Gobierno lanzamos los Comités 20/20 que son un espacio de discusión permanente entre el sector empresarial y el sector público, teniendo como eje central la competitividad y el desarrollo del país. Pero no solo lo hacemos a nivel nacional, en nuestras seccionales estamos trabajando en el plano regional con los gobiernos locales en temas esenciales para la industria como movilidad, innovación, emprendimiento, ordenamiento territorial, temas tributarios, responsabilidad social empresarial y competitividad regional.

Así mismo, lanzamos la Alianza Latinoamericana Anticontrabando -ALAC- que acaba de realizar su segunda reunión, esta vez en Chile y con la que estamos conformando un frente poderoso contra este flagelo. En fin, son varias las actividades que se han desarrollado en este tiempo además del permanente trabajo de representación y servicio a nuestros afiliados.

¿Qué tan diferente es la ANDI hoy a la de hace unos años?

La diferencia la van dando los desafíos que permanentemente la economía, la situación del país y el mundo le presentan a las empresas. Así que lo que la ANDI haga en unos años será distinto a la labor de hoy.

¿Cómo ve la ANDI la situación actual del país?

Es un momento clave en el que se debe actuar con la mayor responsabilidad, ya que se están definiendo muchos procesos que le están dando forma a la Colombia del futuro. Por lo mismo, es de suma importancia el papel que desempeñemos todos los colombianos en este momento y tirar para un mismo lado. Hablo de políticos, empresarios, gobernantes y ciudadanos. 

¿Cómo cree que está la economía nacional?

Vemos una situación económica que no es la mejor pero que es el resultado de varias circunstancias: caída de los precios del petróleo, altas tasas de interés por tiempo prolongado y efectos de una reforma tributaria que no fue estructural, entre otros. Sin embargo, el pesimismo que ronda hay que contrarrestarlo con una dinámica empresarial que debe retomarse. 

Vimos un bajonazo en el crecimiento del comercio y la industria ¿A qué se debió esto?

Lo dijimos durante todo el 2016 que era necesario que las tasas de interés bajaran porque se estaba ahogando la economía. Lo que experimentamos en los primeros meses del año es una consecuencia de esa situación. En este inicio de año también influyó la situación climática y como ya lo afirmé, la entrada de la reforma tributaria. 

A pesar de esto, algunos indicadores industriales recientes como producción y capacidad instalada, y otros indicadores de la actividad económica en general, muestran una leve mejoría respecto a lo observado al iniciarse el año.

Pasando al sector del acero ¿Cómo lo ve?

Este es un sector cuya producción y consumo ha crecido bastante en los últimos años y a pesar de los resultados del año anterior, se avizora buenas perspectivas que están dadas por los encadenamientos productivos con los proyectos de las 4G y otros encadenamientos como con Airbus y la industria astillera. 

Según su criterio, ¿por fin veremos este año que las 4G  impulsen al sector de acero y la construcción?

Todo está dado para que así sea. Los proyectos de infraestructura, vivienda y educación nacionales, impulsarán inversiones por cerca de 129 billones de pesos hasta 2020. Adicionalmente, se estima que las ciudades capitales invertirán cerca de 65 billones en obras públicas en el mismo periodo. De estas inversiones, se calcula que el 20% se destinarán a la compra de productos metalúrgicos básicos, de los cuales el acero es el principal material. Por ello, la industria tiene una gran oportunidad para crecer, jalonada por la construcción de estos proyectos de importancia nacional.

Hoy la economía colombiana está viviendo en gran medida de las inversiones en infraestructura. Cuando lo proyectos culminen, ¿qué vendrá para la economía nacional?

De ahí que en este sector se mire hacia futuro y se organicen misiones que buscan fortalecer los encadenamientos productivos; se busca encadenar a la metalmecánica nacional en la industria de construcción y reparación de buques que ya se lleva a cabo en Colombia y en el gran salto tecnológico que se dará con el programa PES, destinado a producir fragatas en el país. El trabajo que se realiza con Airbus es de la mayor importancia, ya que se pretende convertir a esta industria en roveedora de aeropartes. La misión de alto nivel que vino de Tolousse el pasado mes de marzo, dictó un seminario y visitó empresas en Bogotá, Medellín y Cali.

Económicamente hablando ¿Cómo termina Colombia en 2017?

Es difícil hacer un pronóstico; lo claro es que este año tiene que identificarse como el del inicio de la recuperación económica para el país.