La Academia y su Importancia para Fomentar el Uso del Acero

portada_fs

Entrevista con Myriam Angarita, Rectora de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

La Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito o ‘la Escuela’, como se le conoce comúnmente, cumplió 45 años aportando a la ingeniería nacional. Hoy es reconocida como una de las mejores de su tipo en la región, con más de 6 mil estudiantes, un campus que juega también el rol de gran obra de construcción y laboratorio o campo de ensayos para sus futuros ingenieros. Recientemente la Escuela le abrió paso al acero con un convenio marco que firmó con la Cámara Colombiana del Acero, Camacero, para así potenciar la enseñanza acerca de este material entre sus estudiantes. Myriam Angarita, su rectora, nos contará sobre esto y sobre el momento que vive la ingeniería nacional.

Hablemos un poco de la Institución

La Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito es una institución universitaria que nació en el año 1972, cuando 11 ilustres ingenieros de la Universidad Nacional tomaron la decisión de crear una escuela enfocada en la ingeniería colombiana. Actualmente contamos con 6 mil estudiantes de ingeniería, matemáticas, administración y economía. Somos también una institución acreditada de alta calidad.

¿Cómo han sido estos primeros meses frente a la dirección de la Escuela?

Son muchos retos pero lo más importante hoy día es nuestra re – acreditación institucional; estamos también trabajando en darle un enfoque humanista a la ingeniería, pues consideramos muy importante que el país entienda que necesitamos generar profesionales, pero con una alta calidad humanista. Colombia requiere de mejores personas y mejores profesionales.

Sabemos que son reconocidos como una de las mejores escuelas de ingeniería de la región ¿Cómo lograron ese reconocimiento?

Ha sido un trabajo interdisciplinario. Fue decisión de los funda – dores tener este nivel de calidad y ser un referente nacional e internacional en ingeniería. Además es una apuesta de toda la Institución en ser referentes en calidad al tener profesionales de alta calidad y personas de altos valores éticos y morales.

¿Qué opina frente al momento que está viviendo la ingeniería nacional en la coyuntura actual del país?

Es un reto muy importante para la ingeniería nacional. Llegó el momento de que la ingeniería colombiana marque la diferencia y haga un reconocimiento de todo su trabajo y toda su trayectoria en cuanto a diseños y construcción. Por otro lado debemos apostarle a un país en paz y la ingeniería debería jugar un papel muy importante. En este momento estamos evaluando que una Colombia en paz requerirá de una ingeniería en el campo y es por eso que la Escuela le apostará a los objetivos de desarrollo sostenible.

¿Qué opinión tiene de las críticas que recibe frecuentemente el sector de la ingeniería, debido a las fallas o retrasos en ciertos proyectos?

La ingeniería del país está en mora de hacer un pronunciamiento. Una de las fallas más grande de la ingeniería nacional es que no nos gastamos el tiempo suficiente en la fase de diseño; además Colombia es un país complicado para construir infraestructura, debido a su geología, lo cual exige unos estudios mucho más profundos tecnológicos para así hacer proyectos seguros y rentables en el tiempo. Yo invitaría a la ingeniería del país a que se tome más tiempo en los diseños -así sea de una casa o un puente-. Cuando se hacen buenos diseños y una buena planeación, las cosas fluyen más fácilmente; aún más, nos tenemos que comprometer con esto cuando son obras que se construyen con recursos del Estado.

Sabemos que ciertos proyectos de infraestructura no andan a la velocidad prevista ¿Cuáles cree usted que sean las causas de que estos proyectos se estén ejecutando de esta forma tan lenta?

Yo creo que se debe a temas de contratación y de diseños. Como dije anteriormente, Colombia es un país complicado para construir por su geografía. Para el constructor es muy difícil medir ciertos riesgos y eso lleva a atrasos y sobrecostos.

Según su criterio, ¿cuáles son los principales problemas que enfrenta la ingeniería del país a la hora de llevar a cabo una obra?

La contratación, primero que todo; la falta de expertos y profesionales en el área; de igual forma, la falta de mano de obra calificada y la carencia de tecnología. El país debe apropiarse de la tecnología para así garantizar buenas obras de ingeniería.

Vemos que históricamente se le han enseñado a los ingenieros a construir más en concreto y acero para refuerzo, que en acero estructural ¿A que se debe esto?

Hay una concepción de que el concreto es un material mucho más barato. Aún así, en la Escuela y se nota en nuestras construcciones en acero pensamos que hay muchas más formas de construir y creemos que así es la forma de enseñarles a nuestros estudiantes que existen varias maneras de construir y varios materiales para hacerlo. Es por eso que nos consideramos el laboratorio propio para enseñarles los diferentes tipos de materiales que se pueden utilizar para las obras civiles de nuestro país.

El ejercicio de haber construido nuestro último edificio de laboratorios en acero, es la forma de mostrarles a nuestros estudiantes que existen varias maneras y materiales para construir. Acá tenemos edificios tanto en acero como en concreto, pero este edificio de laboratorios fue un ejercicio muy interesante en el que aprendimos mucho del acero a la hora de construir y hubo un aprendizaje mutuo, tanto de estudiantes como profesores, quienes participaron directamente en su construcción.

Según su opinión, ¿qué hace falta para que el ingeniero construya más en acero que en concreto?

Hay que hacer un análisis de qué material es el más optimo para construir ciertos tipos de obras. el principal problema del acero es su precio. Por ejemplo, acá en la escuela hemos tenido en el concejo directivo discusiones sobre que material utilizar para los próximos edificios que vamos a construir, entonces ha habido miembros que insisten en que el acero es más caro que otros materiales. aún así, este último edificio en acero demostró que los costos no eran tan diferentes al concreto y que se agilizaban un poco los tiempos de construcción. La academia debe enseñar que en el mundo de la ingeniería hay varios tipos de materiales para construir.

La Cámara Colombiana del Acero, junto con la Escuela, se encuentran firmando un convenio marco en el cual se busca acercar a las empresas del acero a la Escuela para así promover la enseñanza del acero estructural entre lo estudiantes y fomentar su uso ¿Qué opina de esta alianza?

La Escuela desde su fundación ha considerado que las mejores alianzas son ‘universidad-empresa’ y ‘universidad-Estado’. Estas las hacemos para el ejercicio de la docencia, el ejercicio de la innovación e investigación y para el ejercicio de las buenas prácticas en el uso de nuevos materiales y en el ejercicio en las obras de ingeniería que se construyen en el país. Nosotros no tenemos la verdad absoluta y el conocimiento no está solo en las aulas de clase o en los laboratorios; el conocimiento está en el día a día de las empresas, organizaciones o comunidades. Consideramos importante esta alianza, sobre todo porque es importante enseñarle a nuestros estudiantes todo el el panorama de la realidad de la ingeniería y los materiales que se requieren para la construcción de infraestructura o los edificios de nuestro país.

¿Por qué cree que es importante acercar al empresariado con la academia?

La Escuela lleva trabajando muchos años -desde el trabajo que desarrollé antes de llegar a la rectoría en la relación ‘universidad -empresa-Estado’. Somos miembros fundadores de la red Connect Bogotá, con la que las universidades potencian la capacidad investigativa, de sus laboratorios y de su conocimiento en relación con las empresas u organizaciones como Camacero. Es importante sumarle a Colombia esos diferentes potenciales que cada uno tenemos, para así tener una mejor práctica en la ingeniería nacional.

Para terminar ¿Qué rol juega el acero en la enseñanza que se le está brindando a los futuros ingenieros de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito?

Nosotros en este momento, por medio de los proyectos de innovación e investigación, hemos generado semilleros en los que nuestros estudiantes conocen nuevos materiales el acero es uno de ellos; adicionalmente tenemos asignaturas centradas en el acero en puentes o edificios. Dentro de nuestras cátedras y asignaturas, el acero juega una posibilidad más junto con el concreto, para ser usado en la ingeniería del país. Vale la pena resaltar que en la Escuela existe una capacidad instalada para el estudio del acero y para enseñarles a nuestros estudiantes diferentes formas de construcción. La Escuela es el laboratorio natural para estudiar sobre el acero y otros materiales.