El puente Oresund la nueva manera de unir países

El puente- túnel de Oresund conecta a la capital de Dinamarca, Copenhague con la ciudad sueca de Malmö, ambas pertenecientes a la región de Oresund, lo que da el nombre a la estructura. Con 16 kilómetros de longitud -soportados en gran parte del trayecto por cientos de columnas de acero- cuenta con dos líneas de tren y cuatro carriles de carretera, siendo el puente combinado -trencarretera- más largo de Europa, sobre la que pasa también la E20, la ruta internacional europea. 

En la construcción, la parte que corresponde al puente consta de aproximadamente 8 kilómetros con una estructura mixta de hormigón de alta resistencia y acero. Otro tramo se cubre mediante una isla artificial de 4 kilómetros y luego un túnel de 3 en el lado danés. Lo peculiar de Oresund, es que consiguió reducir a 20 minutos un trayecto que antes duraba una hora y media en ferry. Los dos puentes de aproximación constan de un total de 49 vanos, construidos en Puerto Real, Cádiz, por la constructora española Dragados Offshore.

Cada uno de tableros está formado por una viga en celosía mixta de hormigón y acero, con unas dimensiones de 140 metros de largo, 23,5 metros de ancho y una altura de 10 metros. De este modo, el peso total del puente central junto con los dos puentes viaducto de aproximación es de 8.2000 toneladas. Para el túnel se usaron piezas de hormigón armado de 4 celdas y 55 millones de kilogramos de peso. Los vanos de las celdas se cubrían con cerramientos de acero. Originalmente se había pensado en un solo túnel bajo el agua, pero el costo era muy grande. Para el puente, los ingenieros pensaron en uno de arco, pero resultaba peligroso para los barcos. La siguiente alternativa fue un puente colgante, con cables, pero resultaban muy largos y flexibles, no apto para el paso de los trenes, hasta que finalmente la solución fue el puente atirantado -menos costoso- con importante ahorro de acero, pues este tipo de estructura no está formada por cables enrollados, sino unidos.