Conversando con: Rafael Rubio

3

Director de la Asociación Latinoamericana del Acero – Alacero

Hace un año, durante la quincuagésima versión de Alacero que se llevó a cabo en Buenos Aires, el gran protagonista fue China y su sobreproducción -cercana a los 400 millones de toneladas- que tenía entre la espada y la pared a la industria del acero del mundo, y en especial, la latinoamericana. Durante el Congreso se habló sobre las reformas que tomaría China en 2016, respecto al problema de sobrecapacidad y también de un año algo sombrío para la industria local con cifras poco alentadoras. Hoy, casi un año después de todo lo que se predijo y se anunció, ¿qué sucedió? ¿China cumplió su promesa de empezar a recortar producción? ¿Cómo le ha ido hasta la fecha a la industria local? ¿Ha sido tan malo como se dijo en 2015? Lo sabremos a continuación.

¿Sigue siendo China amenaza para la industria del acero?

China sigue siendo el centro y preocupación de la industria mundial y regional. La razón es que el problema de sobrecapacidad sigue sin resolverse. De acuerdo con información oficial del Gobierno chino, a julio se lleva solo un 47% de avance en la meta para 2016, que es de 45 millones de toneladas de reducción.

Las explicaciones que se dan son varias, pero lo relevante es que las metas no se cumplen y la sobrecapacidad sigue deprimiendo precios, fomentando la exportación en condiciones de comercio desleal, afectando a las empresas latinoamericanas, propiciando fricciones comerciales y desempleo.

En este contexto, China no exporta acero a América Latina, exporta desempleo.

Desde la perspectiva de Alacero, ¿está China cumpliendo lo pactado en cuanto a recorte de producción?

Como se mencionó en la respuesta anterior, China no está cumpliendo en los objetivos del 2016. Además, la experiencia de años anteriores demuestra que el esfuerzo real de reducción siempre se queda por debajo de lo prometido.

¿Qué opina de que este país pueda entrar a ser considerado una economía de mercado y cómo afecta esto a la industria de la región?

De entrada hay que afirmar que China es una economía de no mercado. Este es un tema que se discute en diferentes foros y el consenso es que la transformación de China de una economía planificada, a una de mercado, no se ha concluido.

Estados Unidos ha afirmado que ellos no reconocen que en diciembre de este año China pase a ser una economía de mercado.Lo mismo sucede con la Unión Europea, que cuando aplica sus criterios de evaluación, China cumple solo uno de los cinco criterios.

En este contexto, la industria de la región sí se ve afectada porque siguen existiendo subsidios y apoyos que propician una situación artificial de competencia, en la que las empresas latinoamericanas salen perdiendo.

El último ejemplo de los apoyos gubernamentales es el programa de cambiar deuda por capital, con el que las empresas siderúrgicas, que es su mayoría son propiedad del Estado, se verán beneficiadas. Ese cambio de deuda por capital es por parte de los bancos, que son propiedad del Estado y se realiza, no por razones e interés de los bancos, sino por instrucciones del Gobierno.

Y en cuanto al Brexit, ¿afecta esto a la industria del acero local?

Dado que América Latina tiene pocos nexos con el R eino Unido, el efecto es marginal. Pero es importante destacar, que en tanto el Brexit cause incertidumbre y volatilidad mundial, por extensión afectará a la región.

¿Cómo termina el año la industria del acero latinoamericano?

2016 sigue siendo un año difícil para la industria de la región. Las estimaciones económicas mundiales y regionales estiman que la segunda parte del año podría ser mejor, pero parte de los principales países siderúrgicos de América Latina, como Brasil y Argentina, están en dificultades económicas que limitan las expectativas de recuperación.

¿Y Colombia?

Colombia, al igual que Perú, Chile y México, han mostrado crecimiento económico, pero por debajo de su potencial. El país se vio afectado no solo por la caída de los precios de los commodities, sino también por ser un país petrolero y eso ha tenido un doble efecto de contención en el desempeño de su actividad económica y productiva.

Es importante que el programa de infraestructura anunciado por el Gobierno se cumpla, porque no hay duda que el gasto en este tipo de actividades generará efectos a lo largo de toda la cadena industrial del país.

¿Qué medidas de protección piensan desplegar para proteger a la industria latinoamericana de la competencia desleal?

Para enfrentar el corto plazo, se tienen los instrumentos que permite la Organización Mundial del Comercio, que son las investigaciones por dumping, subsidios y salvaguardas. Prácticamente todas las empresas de la región han realizado esfuerzos y los gobiernos han respondido de forma positiva ante la evidencia que se les ha presentado.

En este momento, en América Latina hay 27 investigaciones vigentes, de las cuales 20 son contra productos chinos. Otras siete se encuentran en proceso de análisis por parte de las autoridades y cinco son contra productos chinos. En Colombia, de acuerdo con nuestra información, hay siete resoluciones vigentes del Gobierno y seis son contra China.Sin embargo, estas acciones resultan parciales ante el escaso avance que China hace en el tema de la sobrecapacidad.

Es importante también reforzar la acción y eficiencia de las aduanas. No solo para vigilar el cumplimiento efectivo de las cuotas antidumping vigentes, sino también para exigir el cumplimiento de las normas de calidad existentes en cada país.

Al igual que evitar el contrabando técnico. También es importante la diplomacia comercial para forzar a China a que avance es su proceso de transformación económica hacía un mercado que funcione en condiciones de competencia justa.

Cambiando de tema, se aproxima Alacero 57 que se llevará a cabo en Río de Janeiro¿Cuáles serán los principales temas a abarcar durante el Congreso?

Tenemos cinco páneles de discusión con destacados analistas internacionales y latinoamericanos. Los temas van desde la situación actual y perspectivas de la economía mundial y regional, las materias primas, China (en su escenario económico, el 13 plan quinquenal y la discusión sobre si es economía de mercado o no). El último pánel del programa es sobre la perspectiva del mercado mundial del acero y los retos de la industria en los próximos 5 a 10 años. Y termina con una mesa redonda con los CEO ´s de Brasil, Argentina y México.

¿Con qué panelistas contaremos este año?

En la parte de economía están Sara Johnson, de Global Economics, Juan Carlos Rodado, director para América Latina de Natixis, John Johnson de CRU China, Greg Spak, de White and Case, Edwin Basson, de worldsteel, Becky Hites, de Steel Insight y Keith Tan, de Steel Global Platts.

¿Nos puede adelantar o dar una pista de la ubicación del Alacero 58?

Todo apunta a que nuestro Congreso Alacero-58 en 2017 será en México. 

Para terminar ¿Cuándo volverá a ser Colombia anfitrión de tan importante evento?

La decisión del lugar de cada Congreso es el resultado de consultas con las empresas del país respectivo y de llegar a una decisión que sea en beneficio para la organización nacional y Alacero. La decisión para 2018 se deberá de tomar durante nuestro próximo Congreso en Río de Janeiro.

La invitación es para todos los lectores a participar en nuestro Congreso Alacero-57 en Río de Janeiro, que se realizará entre el lunes 23 y el miércoles 26 de octubre. Toda la información la podrán encontrar en http://rio57.alacero. org