Cartagena y Barranquilla, unidas por la Virgen en 2018

encontexto_fs

POR: Lucia Avendaño

Periodista nacional

lucia.avendano.gelves@gmail.com

 

Apartir del próximo año Barranquilla y Cartagena, las dos ciudades con mayor crecimiento económico del Caribe, estarán más unidas: la construcción del viaducto más grande del país, con 4,7 kilómetros de extensión, será una realidad tras la inversión de 687 millones de pesos. Esta construcción, por la que los costeños habían esperado varios años, actualmente cuenta con un avance de apenas casi el 50% y se desarrolla como “viento en popa”, según Juan Manuel Santos, presidente de la República. La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) tiene a su cargo la obra, por medio de la firma Concesión Costera – Cartagena Barranquilla SAS, compuesto por 129 apoyos intermedios, separados entre ellos por una longitud promedio de 37 metros. Cada uno de los apoyos está compuesto por seis pilotes y tres dados cabezales. Tendrá una elevación de nueve metros sobre el nivel del mar, y para su construcción serán necesarias 6.899 toneladas de acero y 73.344 metros cúbicos de concreto.

La ANI informó que esta obra, que cuenta con altas especificaciones de ingeniería, permitirá dotar al país con una mejor infraestructura vial”, pues la construcción de este proyecto se realiza con “tecnología avanzada mediante elementos prefabricados y equipo especializado de montaje”.

El impacto

Juan Manuel Santos, presidente de la República, expresó a finales del mes de mayo en su más reciente visita a la obra: “ Estamos haciendo un cambio fundamental en el país, en su competitividad, en el empleo que genera y en su forma de producir. Este tipo de obras lo que demuestra es la capacidad de los colombianos para hacer las cosas bien”. Tal como lo destaca el primer mandatario de los colombianos, la obra traerá un impacto muy fuerte en desarrollo integral de las comunidades aledañas y las empresas que ahí se ubiquen.

“El propósito de esta solución vial no solo es mejorar la conectividad entre Cartagena y Barranquilla, sino darles a las ciudades aledañas un mayor desarrollo urbanístico y turístico”, manifestó por su parte Luis Fernando Andrade.  Así mismo lo considera Ricardo Plata, presidente del Comité Intergremial del Atlántico, quien está convencido de que la obra“va a significar una reducción de costos, tiempos y una buena utilización de la infraestructura, tanto comercial e industrial de ciudades”. Además, expresa que el impacto también se verá traducido en un “abarata – miento de precios de intercambio y una mayor competitividad y productividad de los sectores industriales comerciales y turísticos de ambas ciudades”.

Plata indica que, “con el tiempo”, las dos ciudades presentarán una importante conurbación. “ Ese tramo tiene una vocación turística innegable por su cercanía al mar, ese paisaje marino es suficiente atractivo de nuevas inversiones en ese sector en todo el camino”, aduce el dirigente gremial, al referirse a las nuevas firmas que se proyectan desde esta zona del Caribe colombiano.

Cecilia Arango, secretaria de Planeación de la Gobernación del Atlántico, resalta que el trabajo de planificar el desarrollo territorial y socioeconómico de esta zona viene evolucionando positivamente. “Las subregión costera tiene una vocación fundamental ecoturística, no solamente en términos de sol y playa sino la potencialización de unos territorios que están muy fuertemente plasmados por temas ecológicos en el área de los municipios de Tubará, Piojó y Juan de Acosta. Ese sector ha sido priorizado para mejorar los aspectos de infraestructura de servicios públicos, agua potable, alcantarillado, entre otros”, especifica Arango Rojas y menciona que el desarrollo de macroproyectos de turismo y segunda vivienda también se ubican en la agenda de trabajo departamental.

Uno de los proyectos que la funcionaria resalta es el aeropuerto, “que ya está en Tubará, para avionetas, con diversos hangares”. Además, destaca que “tenemos conocimiento de varios proyectos turísticos que se viene proyectan – do para esta zona”. En el marco del cuidado ambiental que este sector requiere, la secretaria afirma que “estamos trabajando de la mano con el Fon – do Nacional de Turismo (Fontur) para el ordenamiento de playas y con la Dirección General Marítima ( Dimar) la protección de esos espacios”. El Caribe no da espera y sus comunidades merecen estas obra, por las que ha sido paciente. La unión de Cartagena y Barranquilla, a través del viaducto, también será la unión del país al Caribe a través de sus nuevos proyectos.